logo-moraig-blanco

Con las manos en la masa: las mejores recetas de galletas para niños

1 de marzo de 2018

¿Se te ocurre un mejor plan para una tarde de frío, de lluvia, o simplemente de aburrimiento que ponerte a hacer unas divertidas galletas con tu peque? Seguro que a tu chiquitín no. Vale, a lo mejor a ti, así, de entrada, te da pereza solo de pensar en el jaleo que se va a armar en la cocina, pero te aseguramos que poner en práctica estas recetas de galletas para niños merecerá la pena solo por ver la carita de ilusión y de impaciencia con la que tu peque se queda vigilando el horno para ver cómo crecen las galletas y la cara de felicidad extrema que tendrá al probarlas, acompañadas por un buen vaso de leche o de zumo.

Y es que pocas cosas hay más placenteras que comer galletas y una de ellas es, precisamente, comer las que ha cocinado uno mismo, siguiendo paso a paso, con atención, alguna receta de galletas para niños. Es muy probable que la cocina acabe hecha un desastre, pero al menos puedes minimizar daños colocándole al peque un babero con mangas o un babi. No estaría mal que tú te pusieses un delantal.

¿Y si son incomestibles? ¿Y si en vez de una cookie doradita de anuncio os salen pastas deformes, con grageas de chocolate de colores a medio derretir? Te puede pasar pero, créenos, lo mejor de todo es que no tienes que ser un hacha cocinando, ni tienes que preocuparte por sacar del horno unas galletas perfectas, ni muy grandes, ni muy pequeñas, ni muy blandas, ni muy crujientes. Los niños serán menos exigentes con el resultado de lo que lo sería un adulto y, aunque las galletas resultantes de pasar horas en la cocina no sean las más bonitas ni las más sabrosas del mundo, ten por seguro que ellos no podrán estar más orgullosos del resultado, sea cual sea. Admitámoslo, tú también sentirás el máximo orgullo hacia tus pequeños pasteleros aunque las galletas no sean dignas de Master Chef. Lo importante no es el resultado, sino la diversión que conlleva todo el proceso de elaboración y el hecho de hacer las galletas en familia. ¿Preparados para meter las manos en la masa? Aquí tienes un par de recetas de galletas de mantequilla y de avena, sencillas y deliciosas, que enamorarán a los peques de la casa.

Receta de galletas de mantequilla

Ingredientes:

  • 300 gramos de mantequilla
  • 200 gramos de azúcar
  • 2 huevos
  • 500 gramos de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • Una cucharada de esencia de vainilla u otra esencia al gusto

Para decorar:

  • Fondant
  • Glasa
  • Sprinkles de azúcar o chocolate

Utensilios:

  • Bol
  • Rodillo
  • Cortapastas
  • Batidora

Es la receta clásica de las galletas de Navidad, aunque puedes hacerlas todo el año. Antes de empezar a elaborar esta riquísima y sencilla receta, tienes que tener en cuenta que las galletas te quedarán mucho más bonitas si utilizas cortapastas para darles forma. Además, a los peques les encanta esta fase del proceso, la de dar forma a la masa recién estirada sobre la encimera. Encontrarás cortapastas con multitud de formas y de multitud de materiales. Es importante que, si los van a manejar tus hijos, no tengan filos muy cortantes, para que no se hagan daño.

[rcproductosrelacionados producto1=”110″ producto2=”489″ producto3=”217″ producto4=”218″]

También puedes añadir a los ingredientes básicos algunos para decorar las galletas, como fondant de colores, huevo y azúcar glas para elaborar una glasa o sprinkles y otras decoraciones de fantasía de azúcar o chocolate.

Una vez que tengas todos los ingredientes y utensilios básicos a mano, puedes empezar por calentar algo la mantequilla para ablandarla (encárgate tú mejor de esta parte). Cuando se vuelva manejable, tu peque irá añadiendo el azúcar, mientras tú bates la mantequilla para que se mezclen bien. Puedes dejarle que bata un poco, pero ten cuidado porque ¡es posible que la mezcla salga volando por los aires!

Lo siguiente que hay que añadir a la mezcla son los huevos, mientras se sigue batiendo, y la esencia de vainilla.

Finalmente, podéis ir incorporando poco a poco la harina, mezclada con la levadura, mejor si se ha tamizado antes para evitar que queden grumos. Cuando se ha incorporado la mitad de la harina, dado que la masa empezará a espesarse, es mejor que se saque del bol y se empiece a amasar a mano, para delicia de tu peque, que disfrutará mucho con esta parte del proceso.

Una vez que se han integrado bien todos los ingredientes, tienes que comprobar que la masa no se pega a los dedos. Si es así, deberás añadir algo más de harina.

Cuando esté lista, hay que dejar la masa reposar en la nevera durante al menos una hora, para que sea más fácil trabajar con ella.

Por último, solo queda extenderla sobre la encimera con un rodillo, hasta que tenga un grosor de medio centímetro y cortarla con las formas que más os gusten a tu peque y a ti, mientras precalientas el horno a 180 grados.

Una vez cortadas, has de colocar las galletas en una fuente de horno con papel o spray antiadherente, para que no se peguen, y hornearlas durante 15 minutos, aproximadamente. Hay que vigilarlas, porque cada horno es un mundo y en unos tardarán más que en otros. El punto ideal es que las galletas se empiecen a dorar pero aún estén algo blanditas. Cuando se enfríen se pondrán más duras. Para ello debes dejarlas sobre una rejilla.

Si quieres incrustar ligeramente la decoración elegida, has de hacerlo antes de que la galleta se enfríe. Si la vas a poner por encima, espera a que se enfríe, pásale un pincel con agua con azúcar (muy poca cantidad, no las humedezcas) y espolvorea los sprinkles o lo que hayas decidido colocar.

Receta de galletas de avena, nueces y chocolate

Esta receta tiene más ingredientes y más pasos, pero es incluso más sencilla que la anterior, porque no hay que dar forma ni decorar las galletas. Son cookies y, sinceramente, están para requetechuparte los dedos. No podrás comerte solo una y tu peque tampoco.

Ingredientes:

  • 115 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de azúcar blanco
  • 110 gramos de azúcar moreno
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 125 gramos de harina
  • 100 gramos de copos de avena
  • 1 cucharadita de levadura
  • 170 gramos de gotas de chocolate negro
  • 55 gramos de chocolate con leche
  • 90 gramos de nueces
  • 1 cucharadita de sal

Utensilios

  • Bol
  • Batidora

Lo primero que hay que hacer es calentar un poco la mantequilla y mezclarla con el azúcar. Después se añade el huevo y la vainilla.

Por otro lado, hay que moler los copos de avena y mezclarlos con la harina, la levadura y la sal. Estos tres últimos ingredientes siempre es mejor tamizarlos antes. No hace falta tener un tamizador, basta con pasarlos por un colador. De esta forma evitarás que se formen grumos en la masa, que muy probablemente después se quedarían sin cocinar adecuadamente.

¿Tenéis listas las dos preparaciones, la líquida y la seca? Muy bien, pues unid las dos mezclas e incorporad las gotas de chocolate negro, el chocolate con leche en trocitos pequeños y las nueces, también troceadas. Llega el momento más divertido, el de mezclarlo todo bien con las manos. Te advertimos de que la mezcla es bastante pegajosa, pero seguro que esto no le va a importar en absoluto a tu peque, más bien al contrario.

Para dar forma a las galletas, pídele a tu peque que haga bolitas y las chafe con la palma de la mano en la bandeja de horno con papel antiadherente. Ten en cuenta que hay que dejar un espacio de tres dedos entre las galletas, porque crecen y se expanden en el horno.

Hay que hornearlas a 190 grados, durante aproximadamente ocho minutos.

Sabemos que es difícil, pero hay que esperar a que se enfríen para poderles hincar el diente. ¿A que están deliciosas?

Estos son solo dos ejemplos de recetas con las que tu peque y tú pasaréis una mañana o una tarde divertida y entretenida. Además, aprenderá muchas cosas, como por ejemplo a medir y pesar los ingredientes, y practicará la motricidad amasando. Todos son ventajas, así que no lo dudes más, compra los ingredientes y lánzate al delicioso mundo de las galletas. Tu peque te lo agradecerá y el resto de la familia también. Puedes hacerlas para comerlas en casa o para regalar, e incluso se las puede llevar tu peque al colegio para compartirlas con sus compañeros. Se sentirá doblemente orgulloso de su trabajo si recibe los comentarios de admiración de sus amigos y de sus profesores. Sobre todo, claro, si el resultado es bueno.

Si las galletas salen un poco más feúchas de lo previsto, siempre se pueden consumir en casa. Y si realmente son incomestibles, algo muy difícil si se siguen bien los pasos de estas sencillas recetas, os podéis quedar con el buen rato que habéis pasado juntos en la cocina. La próxima vez saldrán mejor, seguro.  Y cuando seáis unos expertos, os podéis lanzar a investigar y crear vuestras propias recetas, experimentando con diferentes tipos de cereales, con chocolate, mermelada, fruta o cualquier ingrediente que se os ocurra. ¡La imaginación al poder!

1 Comentario

  1. moldes navideños

    No se me ocurre mejor plan, no. Así que este finde pasado por agua lo pasamos haciendo galletitas. ¡Gracias!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =