logo-moraig-blanco
Patinetes para adultos

Patinetes para adultos: movilidad sostenible para toda la familia

17 de septiembre de 2018

Los patinetes para adultos son, sin duda, la moda del momento en lo que a movilidad se refiere. Muchos padres comenzaron comprando un patinete a sus hijos pero han acabado haciéndose con uno como medio de transporte habitual. Sus ventajas y beneficios nos han conquistado.

Los patinetes llegaron a España como un juguete para niños cuyo éxito ha sido incontestable. Es difícil encontrar un peque que hoy en día no tenga un patinete. Son más comunes incluso que las bicicletas.

Su uso entre adultos no es todavía tan intensivo, pero ya le está plantando cara a las bicicletas en las grandes ciudades.

Si tienes hijos, moverte en patinete con ellos será una estupenda forma de pasar tiempo de calidad con ellos y de inculcarles la importancia de utilizar medios de transporte sostenibles para cuidar nuestro planeta. Que falta le hace.

Y es que los patinetes tienen muchas de las ventajas de las bicicletas: son un medio de transporte sostenible, saludable y económico. Pero suman también otras: son más fáciles de manejar y ocupan muy poco espacio.

Los patinetes para adultos: sostenibles, saludables y económicos

Montar en patinete es tremendamente divertido. Es la clave por la que ha triunfado tanto entre los niños pequeños.

Ya solo por compartir con ellos una de sus actividades favoritas y disfrutar del tiempo libre juntos, ya merece la pena comprarse un patinete para adultos.

Pero es que, además de la vertiente más lúdica, el patinete es en realidad un medio de transporte muy a tener en cuenta por sus características.

Para empezar, es un medio de transporte sostenible, que no consume ningún tipo de energía (salvo que sea eléctrico) y, sobre todo, que no contamina en absoluto.

Es estupendo que los peques se estén acostumbrando a usarlos desde tan pequeños y que les encanten, porque seguramente los seguirán usando de mayores, sobre todo si nos ven a nosotros hacerlo. Así contribuirán a mantener en buenas condiciones nuestro planeta.

Además, montar en patinete en familia es la forma más saludable de pasar el tiempo juntos. Haréis ejercicio a la vez que os divertís. Y los peques quemarán toda esa energía que parece inagotable. No se le puede pedir más a una actividad en familia.

Pero es que también es una forma muy económica de pasar el rato. Los patinetes para adultos son algo más caros que los de los peques, pero aún así completamente asumibles.

Si compras uno de calidad, te va a durar muchos años, así que la inversión estará totalmente amortizada si le das uso.

El único gasto será comprar los patinetes para toda la familia. A partir de ese momento, tendréis horas y horas de diversión garantizada sin pagar ni un euro.

Escoged cada día una ruta y explorarla juntos. ¿No es un plan mil veces mejor que acabar dando vueltas en un centro comercial? Y mucho más económico, sin duda.

Los patinetes: fáciles de manejar y de guardar

Uno de los motivos por los que los patinetes infantiles y los patinetes para adultos están teniendo tantísimo éxito es lo fáciles e intuitivos que son de manejar. También son bastante seguros.

Si tienes un peque seguramente habrás podido comprobarlo. ¿Cuánto tardó en pillarle el truco cuando se lo regalaste? Probablemente ni una tarde. Pues con los patinetes para adultos pasa lo mismo.

Esta es una de las grandes ventajas de los patinetes sobre otros medios de transporte sostenible como las bicicletas o los modernos segways. Son tan intuitivos que cualquiera puede montar en ellos.

No hace falta ser mañoso ni tener una buena forma física.

Otra de sus grandes ventajas es lo poco que ocupa. Es lo que le está haciendo ganar terreno a la bicicleta.

En los pisos pequeños de las ciudades pocos tenemos espacio para almacenar varias bicicletas. Sin embargo, los patinetes infantiles y los patinetes para adultos caben en cualquier lado.

La mayoría de ellos se pliegan, por lo que puedes hasta llevarlos sin problemas en el maletero cuando te vas de viaje o para hacer excursiones en familia.

Planes en familia con el patinete

Seguramente tus peques querrán llevarse el patinete a todos los lados. Si tú y tu pareja no tenéis uno, más de una vez habréis organizado planes en los que el patinete no tenía cabida, con el consiguiente disgusto de los niños.

Lo mejor para ponerte en su lugar y disfrutar con ellos de verdad es compartir las aficiones. Y el patinete es una estupenda forma de hacerlo.

¿No sabes qué hacer con el patinete? Te damos algunas ideas.

Rutas los fines de semana

Está claro que cuando más tiempo vais a tener para disfrutar del patinete juntos es en el fin de semana.

Os recomendamos que no os limitéis a coger los patinetes para dar siempre la misma vuelta por el barrio. Aunque a tu peque no le canse, puede que a ti y a tu pareja llegue a aburriros.

Una idea es pensar cada semana un lugar donde ir a montar juntos en patinete. Puede estar cerca de casa o lejos. Recuerda que puedes llevar el patinete en el maletero del coche y también en el autobús o en el tren.

Lo ideal es que cada semana sea un miembro de la familia el que elija el sitio en el que vais a montar todos. Así los peques se sentirán importantes y verán que su opinión también cuenta. Si son muy pequeños, podéis ayudarles proponiéndoles varios sitios que ya conozcan para que elijan.

Alternad rutas por la ciudad con rutas por terrenos más despoblados, así será más divertido.

Podéis aprovechar las zonas que no tengan tránsito peatonal para hacer carreras entre vosotros. Será muy divertido y a tus peques les estimulará mucho intentar ganaros.

También podéis inventaros pruebas, hacer trucos, salvar obstáculos o simplemente pasear tranquilamente disfrutando de las vistas o de la naturaleza.

Como el patinete no requiere un esfuerzo físico extremo, os vendrá genial para poder hablar de vuestras cosas mientras realizáis la ruta que os habéis propuesto ese día.

¿Qué tal si hacéis un mapa con los sitios que habéis recorrido con vuestros patinetes? También podéis llevar diarios de cada ruta.

Al cole y al trabajo en patinete

Si realmente quieres inculcar en tus peques la conciencia medioambiental y la apuesta por medios de transporte sostenibles, lo mejor es que utilices el patinete a diario, no solo los fines de semana.

Puedes montar en patinete para ir a trabajar, si tu lugar de trabajo no está excesivamente lejos, o combinarlo con otros medios de transporte si no puedes llegar solo con tu patinete.

Tus peques también pueden utilizar el patinete para ir cada día al colegio. Seguramente en su caso estará más cerca. Si son pequeños, les acompañarás tú con tu patinete de adulto y después podrán ir ellos solos.

Los recados, las compras… Usa el patinete en todas las circunstancias de tu vida que requieran que te muevas. Lo vas a agradecer física y económicamente.

Además, te advertimos de que es totalmente adictivo. En cuanto le cojas el punto a tu patinete vas a querer ir a todos los lados con él, como tu peque.

Patinetes eléctricos: ventajas y desventajas

Una alternativa a los patinetes para adultos convencionales son los patinetes eléctricos.

Es una forma de desplazarse menos saludable, porque no harás ejercicio, pero mucho más sostenible que cualquier vehículo a motor. Los patinetes eléctricos no contaminan en absoluto, aunque sí consumen energía, claro.

Cada vez se ven más patinetes eléctricos para adultos en las ciudades, porque se trata de un medio de transporte muy cómodo.

Son ideales para ir a trabajar si la distancia no es muy larga o combinados con otros medios de transporte, sin cansarse lo más mínimo.

Por eso son tu mejor opción si no estás en forma ni quieres estarlo.

También puedes utilizarlos para pasear los fines de semana con tu familia. A tus peques les va a dar igual que ellos tengan que hacer el esfuerzo y tú no. Eso sí, ten en cuenta que con el tiempo seguramente te van a pedir un patinete eléctrico para ellos.

Regulación de los patinetes eléctricos

Muchas ciudades, como Barcelona, Madrid o Alicante, han desarrollado o están desarrollando normativas para regular el uso de patinetes eléctricos, ante su proliferación en las calles.

En la mayoría de los casos limitan su uso en zonas peatonales y los relegan a carriles o aceras bici y zonas 30. Impiden su uso en aceras normales para que no compitan con los peatones ni les molesten.

Estas normativas están generando polémica porque no está claro si el patinete eléctrico es un vehículo o no y, si lo es, de qué tipo.

Los patinetes son considerados peatones en el código de circulación, pero no se dice nada de los patinetes eléctricos. De ahí que cada ayuntamiento haga su interpretación.

Esta es una circunstancia que debes tener en cuenta a la hora de comprar un patinete eléctrico. Infórmate de las zonas por las que lo vas a poder utilizar y las que no y de si hay una normativa concreta que regule su uso en tu ciudad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − 9 =