logo-moraig-blanco
Muñecos para dormir

Muñecos para dormir: cómo elegir el mejor doudou

12 de febrero de 2018

Si preguntásemos a los bebés cómo prefieren dormirse, lo más seguro es la mayoría respondiesen, si supieran hablar, que en brazos de mamá o papá. ¿Hay mejor sensación que la de sentir el calorcito y el olor de mamá cuando se está conciliando el sueño? Para un peque seguro que no. Pero si retiramos esta opción, muchos de ellos elegirían el doudou como el mejor sustituto. Algo tendrán de especial estos muñecos para dormir para que los niños los conviertan pronto en sus mejores amigos y no quieran separarse de ellos. ¿Quieres saber qué es? En este post te contamos cuáles son las claves del éxito de los doudous y qué hay que tener en cuenta a la hora de elegirlos.

¿Qué es el doudou?

Para empezar, explicaremos qué es eso del doudou, una palabra francesa que viene de ‘doux’, dulce, y que significa cariño. En Francia se utiliza para llamar a la persona amada de forma cariñosa. En España puedes verlo escrito como doudou, dou dou o incluso dudú (que es como se pronuncia) y se utiliza para designar a un peluche para bebés que suele tener forma de pequeña mantita suave con la cabeza de algún animal. De hecho, algunos les llaman mantita de apego o trapito de apego para evitar la palabra francesa.

No obstante, no todos son así, algunos tienen el cuerpo también de animal y otros incorporan en los extremos de la mantita nudos, mordedores u otros añadidos. Los hay incluso personalizables con el nombre del bebé, una opción ideal para regalar.

¿Para qué se utiliza?

Además de ser adorables y quedar preciosos como decoración en el cuarto infantil, la finalidad fundamental de estos muñecos es la de proporcionar sensación de seguridad y sosiego a los peques en cualquier momento, pero sobre todo a la hora de dormirse, cuando los papás no están cerca de ellos. Les ayudan especialmente en situaciones de estrés como el paso a su propia habitación o el destete.

Los expertos hablan de ellos como objetos transicionales, es decir, que les ayudan a hacer la transición entre estar siempre con mamá y papá y empezar a pasar ratos solos. ¿Por qué? Porque tienen la capacidad de tranquilizar a los bebés y calmar su ansiedad cuando los chupan, los acarician o apoyan la cabeza sobre ellos. De esta forma se enfrentan mejor a uno de sus grandes miedos, la soledad. Gracias a su doudou, tu peque dejará de sentirse solo por la noche o en cualquier otro momento del día. Siempre podrá contar con él para sentir cerca un objeto familiar y calmarse.

Aunque es un regalo estupendo para un recién nacido, lo cierto es que seguramente no empezará a hacerle caso hasta los cuatro meses y verdaderamente empezará a cumplir su función de apego entre los ocho y los doce meses. Hasta los cuatro meses, los bebés no tienen aún clara su identidad como seres individuales separados de su madre. Mamá y recién nacido forman parte de un todo que para el bebé es indivisible. Es a partir de los cuatro meses cuando empiezan a desarrollar esa conciencia de individualidad. Algunos expertos consideran que hasta el año es mejor no dejarles que duerman con el doudou sin supervisión.

Lo normal es que a los seis años, como muy tarde, el niño haya dejado de necesitar a su muñeco para calmarse, aunque hay peques que llenan el vacío que deja el doudou con otro tipo de peluches con los que duermen cada noche. Como transición, son muy útiles los muñecos para dormir con luz, porque superado el miedo a la soledad suele sobrevenir otro, el miedo a la oscuridad.

¿Por qué engancha tanto?

Los bebés tienden a encariñarse con un objeto del que les atraiga la textura, el olor o, como en el caso de los doudous, ambas cosas. Siempre ha sido así y cuando no existían estos muñecos, muchos peques se aferraban a mantitas, peluches, muselinas u otros objetos, generalmente de tela. Aún muchos siguen haciéndolo. Seguro que has visto a más de un bebé aferrado a su mantita o conoces a más de un niño que no se duerme si no tiene al lado algún objeto concreto.

La ventaja que tienen los doudous es que están especialmente diseñados para generar apego en el bebé por su textura y el material del que están hechos. Realmente invitan a abrazarlos por lo adorables y bonitos que son. Estos muñecos para dormir son muy suaves. También son manejables, porque tienen el tamaño perfecto para las pequeñas manitas de los bebés. Además, los buenos doudous no tienen pelo con el que se pudieran atragantar al chuparlos y se impregnan fácilmente de cualquier olor.

Esta última característica es, precisamente, una de las claves del éxito de estos peluches, ya que lo recomendable es que la mamá lo impregne con su olor, o incluso duerma con él un par de días antes de ofrecérselo al bebé. Un muñeco ya de por sí adorable se convertirá de esta forma en irresistible para el peque, ya que no hay nada que tranquilice más a un chiquitín que el olor de su mamá. ¡Tendrás que resistirte a quedarte con el muñeco para dormir tú con él, porque verdaderamente son encantadores y enamoran a cualquiera!

Tal poder de atracción tienen, que te advertimos de que puede que tengas que llevarlos contigo a donde quiera que vayas. Los bebés empiezan utilizándolo para conciliar el sueño y acaban por convertir a estos muñecos en sus mejores amigos. Seguramente te pida que lo llevéis siempre cuando vayáis de paseo y, por supuesto, cuando salgáis de viaje. Y si para el peque es su mejor amigo, es probable que también acabe siendo el tuyo, dada su capacidad asombrosa para calmar a los niños. Menos mal que su tamaño es perfecto para transportarlos en la bolsa del carrito o meterlos en cualquier maleta, porque va a ser un equipaje imprescindible.

Olvidar a un doudou en casa o perderlo se puede convertir en un auténtico drama. No son pocos los padres que han tenido que volver corriendo a por él a casa, estuvieran donde estuvieran, o han tenido que comprar uno a la desesperada. De hecho, si tu peque se ha encariñado con uno, te recomendamos que compres otro igual para tenerlo en la retaguardia y echar mano de él si por cualquier motivo el original se pierde o acaba destrozado por tanto uso. Créenos, el doudou acabará pareciéndose muy poco al original pasados unos meses o años, pero a tu peque seguirá pareciéndole irresistible. Una alternativa, si ya es tarde para hacerte con uno igual, es que compres uno de color y forma similares. No vas a engañar a tu peque, pero puede que se conforme mejor con el sustituto si al menos se asemeja a su querido amigo perdido y vuelves a impregnarlo con tu olor.

Las claves para elegirlo

En el mercado hay doudous de múltiples formas y colores. La mayoría son planos o con una cabeza que sobresale. Otros tienen forma de peluche. Puedes elegir el que más te guste a ti o el que más atraiga a tu bebé. En ocasiones será necesario que pruebes con varios tipos de doudou hasta que des con el que relaja a tu bebé y consigue generar apego. ¿Le gustan más los planitos en forma de mantita o los que tienen forma de animal? Si ves que al que tiene no le hace mucho caso, siempre puedes probar con un doudou de otro tipo. Los personalizados harán que el peque se sienta aún más identificado con ellos cuando se un poco más mayor y le expliques que lo que ahí pone es su nombre.

En cualquier caso, como en cualquier producto de puericultura, lo más importante es que este muñeco para dormir sea seguro para tu peque. No debe tener pelo con el que el bebé se pueda atragantar al tragárselo, ni tampoco elementos pequeños, como ojos o botones que pudieran despegarse o descoserse.

Ten cuidado con las etiquetas, porque atraen mucho a los peques. Comprueba que, si tiene alguna, está bien cosida o quítasela tú ante cualquier duda.

Dado el uso que se le va a dar, es también crucial que se pueda lavar en la lavadora. Agradecerás poder limpiarlo de la forma más cómoda y rápida posible porque acabará lleno de babas y suciedad si tu peque no se despega de él.

Aunque dependerá mucho de tu gusto y el de tu peque, la regla general es que cuanto más sencillo sea el doudou, mejor. Los colores suaves ayudan a relajar a los peques y cuantos más adornos lleven, más se distraerán del objetivo principal, que es tranquilizarse y dormir.

4 Comentarios

  1. Pedro Castillo

    Deseo conseguir un muñeco doudou

    Responder
    • Isabel Gregori

      https://www.moraigthestore.com/doudou-ballena-ocean-menta-little-dutch

      Responder
  2. Pedro Castillo

    Deseo conseguir un muñeco doudou

    Responder
    • Isabel Gregori

      https://www.moraigthestore.com/doudou-ballena-ocean-menta-little-dutch

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =