logo-moraig-blanco

Bolsa de la merienda para el cole: cómo elegirla

11 de septiembre de 2018

La bolsita para la merienda o para el almuerzo es un complemento que acompaña a los peques durante los primeros años de su etapa preescolar y escolar. En la mayoría de las guarderías y de los colegios piden a los padres que lleven el almuerzo o la merienda de los niños en estas bolsitas, si puede ser personalizadas, para que sea más fácil de localizar tanto por los profes como por los peques.

Existen multitud de modelos de bolsitas de merienda, con diferentes tamaños, materiales, cierres y prestaciones. Tienes bolsas de tela con cierre de cordones, mochilas tipo saquito o convencionales y bolsas térmicas o neveritas.

¿Cómo elegir la mejor para tu peque? No es que una sea mejor que la otra. Todo depende del uso que le vayas a dar y de la edad de tu peque.

Te explicamos los tipos de bolsitas de almuerzo que hay y sus ventajas e inconvenientes, para que elijas la que más se adapte a tus necesidades y las de tu peque.

Y es que a todos los padres nos preocupa que nuestros hijos almuercen y merienden de forma saludable. Cuando están en casa, todo es más sencillo. Pero en la guardería o el colegio tenemos que asegurarnos no solo de que los alimentos son los adecuados, sino también de que nuestro peque pueda transportarlos de forma segura y cómoda.

El tamaño: adaptado a tu peque y a lo que come

Parece lo más evidente, pero a veces nos fijamos en lo bonitas que son las bolsas para merienda, en su calidad o en si son térmicas o no, pero no le prestamos atención a una característica fundamental: el tamaño.

A la hora de elegir la bolsa de la merienda de tu peque tienes que tener en cuenta en primer lugar lo que quieres meter dentro.

Si tu peque va a la guardería y vas a utilizarla como bolsa para el almuerzo, probablemente bastará con que te quepa dentro una pequeña fiambrera para fruta o para meter alguna pulguita o medio sándwich.

Si vas a llevar yogur, lo más probable es que lo tengas que meter suelto en la bolsa, porque no suelen caber en las fiambreras.

También tendrás que meter la botellita de agua. O algún zumo.

En estos casos, te servirá cualquier bolsa de tela pequeña, mejor con cierre con cordones para que le sea más fácil abrirla a tu peque sin ayuda. Si la fruta va a estar varias horas en la bolsa, piensa en comprar una bolsa para merienda térmica o una fiambrera térmica, que también las hay.

Si vas a meterla dentro de una mochila, busca una que tenga una tela algo más gruesa o impermeable, por si hay alguna fuga de agua o jugo. Así evitarás que se te manchen el resto de las pertenencias de tu peque.

Si ya va al cole, el tamaño de la fiambrera será cada vez mayor, o quizá metas directamente un sándwich entero o un bocadillo, mejor siempre en bolsas reutilizables.

Necesitarás una bolsa para llevar la merienda algo más grande. Funcionan muy bien las mochilas tipo saquito. O incluso alguna mochila clásica pequeña.

El material: bolsas para merienda ligeras o resistentes

El material del que está hecha la bolsa para la merienda es importante. De él dependerá que la bolsa para el almuerzo sea más o menos ligera o resistente, entre otras características.

Puedes encontrar bolsas para merienda de algodón, muy ligeras, pero que son menos resistentes y que además no retienen posibles fugas. También hay bolsas de tela reforzada, tipo mochila, que tampoco pesan mucho y son más resistentes.

El neopreno o los materiales térmicos tienen la ventaja de que retienen mucho mejor las posibles fugas de líquido, aunque generalmente pesan más y son más compactas. Es más difícil meterlas en mochilas, por ejemplo.

[rcproductosrelacionados producto1=”278″ producto2=”827″ producto3=”816″ producto4=”1331″]

Bolsas para merienda de tela

La principal ventaja de las bolsas para merienda de tela es que son muy ligeras y que las puedes meter dentro de otras bolsas o mochilas sin que ocupen demasiado espacio.

Son ideales para niños que van a la guardería, porque el tamaño de las fiambreras o envases que vas a necesitar no es muy grande.

Así no sobrecargarás su mochilita en exceso. Ten en cuenta que las mochilas para guardería suelen ser también pequeñas. Es recomendable que lo sean, porque aunque no vayan a cargar con ellas los peques, normalmente hay que dejarlas colgadas en un perchero y no conviene que abulten ni que pesen en exceso.

Si eliges una bolsa para merienda pequeña de tela, lo bueno es elegirla con un cierre de cordones. Así tu peque la abrirá más fácilmente. Y te servirán para colgar la bolsa de la mochila si algún día va demasiado llena porque tienes que llevar las sábanas, por ejemplo. O si llevas fruta con mucho jugo y te da miedo que se te manche la muda o la agenda.

Bolsas para merienda tipo saquito

Las mochilas o bolsas tipo saquito son muy prácticas cuando se tienen niños pequeños. Lo bueno que tienen este tipo de mochilas es su versatilidad. Puedes utilizarlas como bolsa para el almuerzo o para la merienda, como mochila para los primeros años de guardería o incluso colgarla del carro.

Te servirá también para las excursiones del colegio o para que tu peque lleve sus juguetes, libros o pinturas a mano en los viajes.

A los peques normalmente les encantan, porque también son muy ligeras y cómodas de llevar. Y se abren y cierran muy fácilmente. No hace falta que tu peque haya aprendido ya a abrir y cerrar cremalleras. Bastará con que estire de la tela y se abrirá sola. Para cerrarla, tendrá que hacer lo mismo, pero estirando de los cordones.

Sin duda, te recomendamos que te hagas con una mochila tipo saquito, porque no solo la vas a usar como bolsa para la merienda, sino para mil cosas más.

En los años de guardería, puedes combinar una mochila tipo saquito para llevar la muda y las cosas personales de tu peque con una bolsa de tela de cordones para meter dentro el almuerzo. Ambas son ligeras y así no sobrecargarás de peso a tu peque. Ni el perchero de la guarde.

Las tienes de tela de algodón y también las hay reforzadas, tipo mochila. Las primeras vienen bien para niños muy pequeños y las segundas son más adecuadas para aguantar la tralla que suelen darles los niños más mayores.

Bolsas para merienda térmicas

Las bolsas para merienda térmicas y neveritas pequeñas son estupendas para llevar no solo el almuerzo o la merienda, sino también la comida.

Te van a venir genial si tienes que transportar alimentos frescos. La fruta o los yogures, en el caso de almuerzos y meriendas, o todo tipo de comidas preparadas si es necesario.

Las hay muy sencillas y baratas. No son neveras, porque no aguantan la temperatura durante mucho tiempo, pero sí tienen una capa térmica que hace que se conserven durante dos o tres horas.

Y luego están las neveritas pequeñas, que suelen incorporar algún tipo de bloques de hielo para conservar los alimentos durante más tiempo.

El inconveniente de este tipo de bolsas para almuerzo o merienda es que abultan bastante más. No vas a poder meterlas dentro de una mochila, salvo que sea grande. Están pensadas para llevarlas aparte.

Entre sus ventajas, además del hecho de que conserven la temperatura, está también que son prácticamente estancas. Es decir, que metas lo que metas dentro no se va a salir y a manchar todo lo que tenga alrededor.

Personaliza la bolsa del almuerzo para el cole

Elijas el tipo de bolsa para la merienda que elijas, nuestra recomendación es que siempre intentes personalizarla con el nombre de tu peque. Bien bordado o bien a través de alguna etiqueta resistente.

Ten en cuenta que el principal uso que le vas a dar es en la guardería o el colegio y allí suelen perderse con facilidad. Es probable que tu peque la coja, saque su contenido y no vuelva a dejarla en su sitio.

Algunos niños son más responsables que otros y algunos saben reconocer más fácilmente cuál es su bolsa. También depende de la edad que tenga tu peque. Pero en cualquier caso, te evitarás muchos problemas si la marcas con su nombre.

No te costará casi nada y así será mucho más fácil de localizar por parte de tu peque y de las profes. Si se pierde, tienes muchas más probabilidades de que la encuentren y te la devuelvan.

Además, a los niños pequeños les encanta llevar bolsas y mochilas personalizadas con su nombre. Les hace ilusión sentir que son únicas y que son suyas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Ayuda