¿Para qué sirve el masaje perineal ?

El masaje perineal es una técnica que se utiliza para aumentar la elasticidad del periné para prepararlo al parto. Una sesión de masaje perineal durante las últimas 6 semanas del embarazo pueden ayudar a evitar la necesidad de episiotomía y minimizar el riesgo de desgarros durante la salida de la cabeza del bebé.

  • El masaje se debe aplicar diariamente durante 5-10 minutos, comenzando seis semanas antes de la fecha prevista de parto (a partir de las 34 semanas).
  • El masaje puede ser aplicado por usted misma o por su pareja. Se debe recostar sobre una almohada, en posición cómoda, con la vejiga vacía. Utilice un espejo en las primeras sesiones para comprobar la correcta aplicación y familiarizarse con esta área.
  • Lávese las manos antes y después del masaje. Utilice un aceite natural (aceite de almendra, aceite para masaje, aceite de rosa de mosqueta), aplicándolo sobre los tejidos perineales y en la parte inferior de la vagina. Es conveniente insistir con el masaje en zonas cicatriciales de episiotomía o desgarros previos.
  • La aplicación del masaje se hará con los dedos pulgares o índices introducidos un poco en vagina, presionando contra la horquilla vulvar (es la parte inferior cerca del ano), y a continuación moviendo los dedos hacia un lado y otro de la vagina en «U», manteniendo la presión contra la pared vaginal y los músculos perineales.
  • Continúe durante 5-10 minutos, o hasta notar una sensación de hormigueo o de ardor. Mantenga el estiramiento durante un minuto más, sin llegar nunca al punto de dolor.
  • Al principio notará los tejidos rígidos o «apretados». Con el tiempo y la práctica, los tejidos irán relajándose y se irán estirando.

Según diferentes estudios, el dolor perineal tras el parto se reduce en un 32%, el 15% de las mujeres que han hecho masaje sufren menos episiotomías y se obtiene una reducción del 9% en la incidencia de desgarro, sobre todo en mujeres primíparas.

Ventajas del masaje perineal

  • Aumenta la elasticidad y favorece la circulación sanguínea de la zona facilitando la relajación de estos músculos durante el parto.
  • Reduce la incidencia de episiotomías y desgarros y el dolor posparto.
  • Es una técnica fácil de realizar y sin efectos perjudiciales.
  • Permite la participación de la pareja.

Consejos y recomendaciones para el masaje pélvico

Si has descartado hacer masaje perineal fisioterapia en un centro especializado con un fisioterapeuta de suelo pélvico puedes hacerte el masaje perfectamente en casa de la siguiente manera:

  • Separa las piernas y ponte en las posturas que te comentaba de cuclillas o con espalda recostada y rodillas elevadas (como si te tumbas en suelo y subes las pier
  • Introduce los dedos en la vagina, unos 3-4 cm.
  • Empuja el perineo hacia abajo, hacia el recto y hacia los lados de la vagina firmemente aunque siempre siendo delicada. Tendrás que estirar la zona hasta notar cierta sensación de escozor o quemazón.
  • Mantén la presión durante uno o dos minutos o hasta que te moleste.
  • Después, sujeta la misma parte de tu periné entre el dedo pulgar y los opuestos, y realiza un movimiento de vaivén durante un par minutos.

El masaje perineal real puede ser un poco molesto e incómodo pero nunca debe ser doloroso.

Si te duele, lo puedes estar haciendo mal o puedes estar dañando los músculos. Si duele, para y consulta a tu ginecólogo o matrona.

Como precaución adicional y para evitar riesgos de infecciones de orina, ten cuidado de  no presionar la abertura de la uretra (el agujerito por el que sale el pis y que está por encima de la vagina).

Si no te apetece hacer el masaje perineal en casa puedes optar por buscar un profesional. 

Asegúrate de que es un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico.

Si quieres que te recomiende un sitio para hacer masaje perineal en Pamplona es pelvica con María al frente. Es encantadora y María es una fisio especialista en suelo pélvico super profesional y que sabe muchísimo. Y también por supuesto el Centro Maternalia con Susana y su equipo de fisios y matronas especializadas. 

El masaje perineal real puede ser un poco molesto e incómodo pero nunca debe ser doloroso.

Si te duele, lo puedes estar haciendo mal o puedes estar dañando los músculos. Si duele, para y consulta a tu ginecólogo o matrona.

No es que el masaje perineal sea necesario para dar a luz correctamente, pero puede ayudar a prevenir traumatismos perineales y puede ayudar a ir al parto con la zona más preparada y con más capacidad de conocimiento del proceso, al ser más consciente y sensible de los cambios que se produzcan durante el alumbramiento.

¿ Cuando no es aconsejable hacer el masaje perineal?

  • En embarazadas con infección de orina no se debe hacer el masaje perineal
  • Si ya has perdido el tapón mucoso
  • Si estás teniendo contracciones antes de la semana 38
  • No debe hacerse ejercicios de perineo o masajes si tienes cualquier problema tipo preeclampsia.

En Moraig the Store siempre queremos darte los mejores consejos, para que seas más feliz en tu día a día.