El verano es la época más divertida para los niños. No van al cole y las horas las pasan entre juegos, piscina, playa y siestas largas. Pero para los padres pensar en las vacaciones puede ser una auténtica pesadilla. Esto se debe a la escasa conciliación de la vida familiar y laboral lo que hace que los padres tengan difícil equilibrar su tiempo para estar con sus hijos.

Aunque te toque trabajar en verano, es importante que disfrutes al máximo del tiempo libre que tengas con tus hijos. Sabemos que para nosotros como padres es un gran esfuerzo, pero, aunque parezca difícil, no es imposible conciliar en verano. Una forma de que los niños se mantengan ocupados es apuntarlos en actividades como campamentos urbanos, clases de natación o en campamentos fuera de la ciudad.

Muchos padres también tiran de la red familiar compuesta por abuelos, tíos o amigos. Si tienes la suerte de que los abuelos se vayan a la playa o al pueblo, estos querrán disfrutar, aunque sea de unos días de sus nietos mientras los padres se quedan trabajando para luego reunirse con el resto de la familia. Lo más importante para conciliar es no sentirse culpable de no tener todo el verano libre para estar con sus hijos y que el tiempo que paséis juntos sea de calidad

Para llevarlo mejor recomendamos organizarse con antelación. Planifica las actividades de tus hijos para que luego no te quedes sin plazas. Ve ahorrando desde inicios de año para poder pagar el precio del campamento o de la colonia urbana donde apuntes a tus hijos. Si necesitas ayuda para recogerlos de estas actividades debes pedir ayuda o pagar a alguien hasta que llegues a casa. Recuerda que no estás de vacaciones y que no tienes superpoderes. Otra opción es si disfrutáis de jornada intensiva en verano que tendréis toda la tarde para estar con los niños. Y dependiendo vuestra situación laboral y personal, podéis tomar una excedencia para este periodo de tiempo.

No te agobies. La oferta de actividades en verano es muy amplia y variada. Pero esto no quiere decir que lo dejes para último momento porque puedes quedarte sin plaza. Es importante que también tengas en cuenta los gustos de tus hijos, pero como padres, siendo razonables que es algo que se puede asumir sin problemas.  Así que entre los miles de colonias y campamentos habrá alguno que encaje con vuestros hijos.

Buscar actividades para los niños en verano hará que estos sean más tolerantes que aprendan a hacer nuevas amistades. Que ganen en autonomía saliendo de la zona de confort bajo la protección de sus padres. También que colaboren y trabajen en equipo, que aumente su confianza y que empiecen a aficionarse a nuevas actividades que aprendan en las colonias o campamento como música, idiomas, ciencias, naturaleza, deportes, juegos, etc.

Para que la conciliación familiar sea sin agobios, recomendamos el equilibrio entre todos los miembros de la familia. Por ejemplo, las rutinas cambian, pero no se puede ignorar que, aunque en verano los horarios son distintos que, en invierno, no puede haber un desmadre de horarios de ir a la cama ni de la hora de las comidas, está bien adaptar cada cosa según el momento.

La conciliación no es tener a un hijo todo el día frente a una pantalla o viendo televisión. En verano se aprende y es aconsejable que también hagan deberes. Si se aburren, no pasa nada, el tiempo que pasen en casa aburridos harán que sean más creativos. Aunque te toque trabajar, puedes programar algunas actividades entre semanas. Como leer, juegos de mesa, dar un paseo, salir en bici, ve películas, preparar la cena e incluso conversar de temas que os gusten y que tengáis en común.

No te machaques. Lo más importante es la calidad del tiempo que pases con tus hijos y que busquen una solución adaptada ala toda la familia. Conciliar en verano es complicado si ambos padres trabajan, por lo que hay que buscar soluciones para que los pequeños estén atendidos durante esos casi tres meses de ocio. Sea la opción que elijas que sea por el bien de vuestros hijos y de toda la familia.

¿Qué creéis de la conciliación familiar?