Los peques de 5 años en adelante suelen tener bastante claro lo que quieren, o al menos lo que les gusta y lo que no les gusta. Y eso nos facilita mucho las cosas como ayudantes de Papá Noel o de los Reyes Magos.

Hay niños que describen con todo detalle en sus cartas los regalos navideños que les gustaría recibir y otros que son menos explícitos, aunque a estas alturas ya han desarrollado bastante su personalidad y a los padres nos resulta sencillo saber lo que les va a gustar y lo que no.

El problema viene cuando los peques piden en sus cartas regalos que a nosotros no nos parecen los adecuados.

Sin duda, los mejores regalos de Navidad para niños de 5 a 8 años son aquellos que se adaptan a sus gustos e intereses. Pero eso no significa que debamos regalarles exactamente todo lo que pidan. Y tampoco vamos a comprarles juguetes que no estén de acuerdo con nuestros valores y nuestra forma de entender la educación y la crianza.

Nuestra labor como padres es ofrecer a nuestros peques juguetes que sepamos que les aportan algo a su desarrollo físico, cognitivo o social. El truco está en combinar sus gustos y peticiones con estas premisas. Y no siempre es fácil saber si lo que piden es lo más adecuado para su edad o su educación. Por eso en Moraig hemos querido ayudarte con una selección de los que creemos que son los 10 mejores regalos de Navidad para niños de 5 a 8 años. Regalos que a los peques les encantan y que son auténticos tesoros desde el punto de vista didáctico.

Elige los que mejor se adapten a la forma de ser o los gustos de tu peque y el éxito estará asegurado.

1. Libros

Un peque nunca tendrá demasiados libros. Esta es una de nuestras premisas como padres y como profesionales de la puericultura. En los regalos navideños para niños de 5 a 8 años nunca pueden faltar los libros. Son adecuados y necesarios a todas las edades, pero más aún en esta etapa en la que los peques dan sus primeros pasos en el apasionante mundo de la lectura por sí mismos.

A los 5 años, los peques suelen ser ya bastante cuidadosos con los libros, por eso se les pueden ofrecer ya libros de páginas más finas o con pop ups más delicados. También es el momento de que el texto empiece a tener más protagonismo. A los peques de entre 5 y 8 años les encantan las historias que tienen como protagonistas a niños como ellos, que viven situaciones cotidianas o fantásticas.

También triunfan los seres de fantasía y los animales.

Es una etapa estupenda para empezar a trabajar con ellos valores a través de los libros. Y para que aprendan a través de ellos a manejar sus emociones.

2. Mesa de luz

La mesa de luz es un material que no tiene edad. Precisamente por eso nos gusta tanto. Los peques empiezan a sacarle partido sobre todo a partir de los 3 años, pero se les puede ofrecer a los bebés como estímulo sensorial. Por supuesto, es también un estupendo regalo de Navidad para peques de 5 a 8 años. Hay infinidad de materiales que se pueden usar sobre la mesa de luz para trabajar distintos conceptos o materias de esta etapa.

3. Bicicletas y patinetes

Menos tele y más bicicletas. Es la fórmula perfecta para acabar con el sedentarismo infantil. A partir de los 5 años, los peques les sacan todo su partido tanto a las bicicletas con y sin pedales como a los patinetes.

Las bicicletas sin pedales están triunfando en estos momentos porque son estupendas para enseñar a los peques a mantener el equilibrio de forma segura. Son un fantástico regalo navideño para niños de 5 o 6 años. A los 7 y 8, seguro que están encantados de pasarse a la bicicleta convencional, con pedales y sin ruedines.

Los patinetes no se pasan de moda porque son uno de los vehículos preferidos de los peques de todas las edades. Además, tienen la ventaja de que se almacenan mejor en casa y se transportan más fácilmente que las bicicletas en el coche.

Existen patinetes adaptados a cada edad. Los hay con tres ruedas y con dos y más o menos estables. Sin duda, es un regalo navideño que tiene el éxito asegurado.

4. Pistas de canicas

Las pistas de canicas son juguetes a los que no se les puede poner un pero. A los peques les fascinan. Se pueden pasar horas y horas montando las pistas o circuitos y después mirando embobados cómo las canicas los recorren. Además, son un material estupendo para desarrollar la motricidad fina, la atención, la concentración, la visión espacial, la lógica o la resolución de conflictos.

En el mercado existen multitud de pistas o circuitos de canicas adaptados a las distintas edades de los peques, desde las más sencillas que ya vienen montadas a las que deben montar ellos con precisión milimétrica para que nada falle.

5. Instrumentos musicales

Los instrumentos musicales son una estupenda opción de regalos navideños para niños de 5 a 8 años porque aúnan entretenimiento y aprendizaje como pocos. Puedes empezar por ofrecerle a tu peque instrumentos de juguete, después pasar a instrumentos más reales pero adaptados a su tamaño y finalmente apostar por el o los instrumentos que más le atraigan y comprar los de tamaño estándar para que empiece a practicar con ellos más en serio.

Al hablar de instrumentos musicales que también son juguetes, mención especial merece el árbol o pagoda musical, que es una combinación en realidad de instrumento musical y pista de canicas que a los peques les resulta especialmente atractivo.

6. Tabla de equilibrio

Las tablas de equilibrio son también juguetes sin edad. Se pueden ofrecer a los peques a partir de un año, aunque realmente les sacan más partido a partir de los 3 años. Entre los 5 y los 8 años, tu peque se convertirá en un experto en hacer todo tipo de acrobacias sobre la tabla y además la utilizará como complemento de juego para sus mini mundos o todo tipo de juegos simbólicos. Pueden ser puentes, cuevas, trampolines… La imaginación y la creatividad al poder.

7. Juegos de mesa

Uno de los mejores planes para pasar el tiempo en casa es jugar en familia a juegos de mesa. A los peques les encantan y son fantásticos para trabajar distintos conceptos o materias.

El mercado de los juegos de mesa no deja de evolucionar y cada vez están disponibles juegos más originales, divertidos y sorprendentes. Con ellos los peques desarrollan la atención y la concentración, la lógica, la resolución de conflictos y en muchos casos, aprenden conceptos o desarrollan sus habilidades motrices. También les vienen genial para aprender a competir de forma sana, a ganar, a perder y a colaborar.

8. Juegos de lógica y destreza manual

Entre los 5 y los 8 años, pocas cosas hay que sean capaces de captar más la atención de un peque que un problema que deben resolver o un reto que deben superar. Por eso triunfan los juegos de lógica y también los que ponen a prueba sus destrezas psicomotrices, como los juegos de equilibrio o las construcciones de todo tipo.

9. Sets de manualidades o pintura

Con las pinturas y los sets de manualidades pasa como con los libros. Nunca son demasiados en casa. Rodea a tu peque de distintos tipos de pinturas y de distintos soportes, como papel continuo, cartulinas o pizarras. Y provéele con materiales diversos para que realice manualidades.

Puedes improvisar o hacerte con algún set de manualidades específico. Los hay estupendos. Lo bueno que tienen es que te dan ideas para hacer manualidades sobre un tema en concreto (elige el que en ese momento más le atraiga a tu peque) y te proveen de todo el material necesario.

10. Figuras y decorados

A los peques de entre 5 y 8 años les entretiene muchísimo practicar el juego simbólico mediante la creación de mini mundos con figuras de todo tipo y escenarios más o menos preestablecidos.

Un buen regalo de Navidad para niños de 5 a 8 años son sets de figuras para jugar a los piratas, a las casitas, a la policía y el ladrón, los bomberos, la granja o recrear ciudades en miniatura. También, por supuesto, los trenes y sus vías y los coches y sus carreteras.

También puedes ofrecerles figuras y piezas sueltas para que ellos mismos creen los escenarios.

¿Qué opinas de nuestro top 10 de regalos navideños para peques de 5 a 8 años? ¿Incluirás alguno en la carta de tus peques este año? ¿Cuáles añadirías? Deja tu comentario.