Se acercan las Navidades y seguro que ya estás pensando en los regalos que vas a hacer. En Moraig queremos ayudarte a hacer la selección para que aciertes seguro. Comenzamos con nuestras recomendaciones de regalos de Navidad para bebés, porque suelen ser los más difíciles de elegir.

Lo cierto es que los bebés son los más agradecidos a la hora de recibir regalos. Puedes estar segura de que no te van a poner pegas ni a decirte que eso no es lo que habían pedido. Es más, seguramente se van a entusiasmar con los regalos de Navidad, sean los que sean.

Sin embargo, precisamente porque no piden nada, no siempre es fácil saber qué regalarles. Además, lo lógico es que no queramos conformarnos con que el regalo les guste, porque toda novedad lo hace. Seguramente querremos que además nuestro regalo aporte algo a su desarrollo o tenga alguna utilidad.

Por otro lado, es toda una responsabilidad elegir regalos navideños para bebés. No vale cualquier cosa comprada en cualquier lado. Debemos asegurarnos de que es completamente segura para que la manipulen los bebés. Esto incluye que se pueda chupar y morder sin ningún tipo de riesgo.

Siempre te recomendamos que apuestes por la calidad, por encima de la cantidad. Y que en la medida de lo posible te hagas con juguetes o productos hechos con materiales naturales y seguros. Pero en el caso de los regalos para bebés, estas recomendaciones son más importantes si cabe.

¿Estás completamente perdida? ¿No tienes ni idea de qué regalarle a tu bebé o al de una amiga o familiar? No te preocupes, te echamos una mano con nuestra lista de los que consideramos los 10 mejores regalos de Navidad para bebés de 0 a 2 años. Toma nota porque te va a venir genial para quedar como una reina estas Navidades

1. Libros

En nuestra opinión, los libros son regalos que nunca pueden faltar, ni en Navidad, ni en ninguna otra ocasión.

No hay nada mejor que podamos regalar a nuestros peques que el amor por la lectura. Y para conseguir que sean buenos lectores, lo mejor es que tomen contacto con los libros lo antes posible. Existen cuentos y libros especialmente diseñados para bebés que son un estupendo regalo de Navidad. Para los más peques, son ideales los cuentos blanditos y con texturas y los que se pueden meter en el baño. Poco antes del año ya empiezan a disfrutar de los libros que cuentan historias sencillas, con dibujos atractivos y pop-ups.

2. Juguetes sensoriales

La estimulación temprana es fundamental para que los bebés desarrollen al máximo todas sus capacidades. Y los juguetes sensoriales son materiales de estimulación estupendos.

Los libros y peluches con distintos colores, texturas y sonidos como crujidos, sonajeros o bocinas son fantásticos para estimular la vista, el tacto y el oído.

A los bebés de pocos meses les encantan las pelotas con texturas que pueden agarrar con sus manitas. A partir del año empiezan a disfrutar de los bloques sensoriales con sonidos, colores o distintos tipos de materiales en su interior.

Por supuesto, no podemos dejar de lado los mordedores. El instinto de morder, chupar y probarlo todo con la boca es el más desarrollado en los bebés muy pequeños. Además, los mordedores les calman las molestias de la dentición.

Nosotros te recomendamos que apuestes por mordedores macizos o que no tengan agujeros por los que se cuele la saliva. De esta forma evitarás que se pudran en el interior. Hazte con mordedores de materiales naturales y seguros al 100%, y confía en marcas de calidad para evitar disgustos.

3. Juguetes de motricidad

La estimulación motriz es otra de las grandes patas de la estimulación temprana. A la hora de elegir regalos navideños para bebés, te recomendamos que optes por alguno que le ayude a desarrollar su motricidad fina. Por ejemplo: los puzles sencillos, los juegos de encajar, ensartar o apilar, los juegos de enroscar o los de cerraduras.

4. Correpasillos y bicis

En cuanto los bebés empiezan a desplazarse reptando o gateando, es el momento de ofrecerles juguetes que les inviten a moverse y desarrollar así su motricidad gruesa. Al principio son estupendas las pelotas (van detrás de ellas) y rodaris. Cuando empiezan a apoyarse en los muebles para levantarse, puedes ofrecerles correpasillos estables.

Y cuando empiezan a caminar, es el momento de regalarles bicicletas de aprendizaje de tres ruedas o triciclos evolutivos. Se lo pasan en grande con ellos.

5. Piezas sueltas

A partir del año, los bebés pueden empezar a jugar con piezas sueltas. Con piezas sueltas, nos referimos a piezas que generalmente son de madera y que no tienen un uso determinado, sino que se pueden combinar entre sí para crear lo que el peque considere en cada momento. Son perfectas para desarrollar la creatividad y la imaginación. El arcoíris Waldorf es el ejemplo más conocido de este tipo de juguetes, pero hay infinidad de propuestas en el mercado.

6. Ropa

Seguramente, si les preguntas a los padres de cualquier bebé qué quieren para Navidad, te dirán que ropa. Y es una estupenda opción para regalarle a tu propio bebé, aprovechando que todavía no te va a pedir nada en concreto.

Teniendo en cuenta que los bebés crecen por días, el gasto en ropa es considerable, por eso no viene nada mal aprovechar los regalos para equipar a nuestro peque.

Además de las prendas de ropa, siempre vienen bien las muselinas, mantitas, ropa de cama, sacos de dormir y zapatitos.

7. Productos de higiene

Es el momento de hacerte con esa lima de uñas eléctrica a la que le has echado el ojo. Pídele a la familia que se la regale a tu peque o regálasela tú misma. También puedes aprovechar para reponer el gel, el champú, la colonia, esa crema tan especial y, ¿por qué no? para pedir pañales y toallitas.

8. Complementos para el carro o sillita de paseo

La mayoría de los padres tenemos más o menos el equipamiento básico completo cuando nacen nuestros peques, pero las primeras o las segundas Navidades son una ocasión estupenda para hacernos con esos complementos que nos encantaban pero que se salían de nuestro presupuesto o que decidimos dejar para más adelante.

Ese bolso para carro tan ideal, el saquito más calentito y molón… Sin duda son regalos navideños para bebé estupendos y muy prácticos para ponerlos bajo el árbol o pedírselos a los familiares o amigos.

9. Vajillas y complementos

Los bebés inician el camino de la alimentación complementaria a los 6 meses y empiezan a necesitar vajillas adaptadas, así como cubiertos, vasos y todo tipo de complementos.

Una vajilla es una opción muy interesante como regalo de Navidad para bebés. Elíjela de bambú o de silicona para que sean resistentes y seguras.

Si practicas el baby-led weaning o lo practica la familia a la que tienes que hacer el regalo para bebé, lo mejor es optar por algún plato de silicona antideslizante. Vienen genial.

También puedes hacerte con tazas o vasos con distintos sistemas antiderrame, que son muy prácticas.

10. Tronas y complementos

Si tu bebé va a empezar con la alimentación complementaria, es el momento de comprar una buena trona. Y los regalos navideños son una ocasión maravillosa para hacerte con una para tu bebé o pedírsela a los familiares o amigos.

Nuestra recomendación es que elijas una que sea bien segura y estable y que sea evolutiva, de modo que puedas utilizarla durante el mayor tiempo posible. La comodidad y el diseño son también importantes.

Si ya tienes la trona, aprovecha para comprarle esos complementos tan molones a los que les habías echado el ojo: cojines, bandejas… Lo que necesites.

¿Qué te ha parecido nuestro top ten de regalos navideños para bebés? ¿Están todos los que tenías en mente? ¿Sabes ya qué regalar a tu bebé por Navidad? Ahora o difícil es decantarse solo por dos o tres, ¿verdad? Recuerda que siempre es mejor la calidad, que la cantidad. No sirve de nada cargar a tu bebé de regalos que luego no va a aprovechar.

Nuestro consejo es que elijas algún juguete dentro de las categorías que te hemos expuesto y añadas algún artículo más práctico, como ropa, artículos de higiene o complementos. Lo mejor es que te coordines con la familia y amigos para que no se repitan regalos y para cubrir vuestras necesidades y las del bebé en la medida de lo posible.