¿Qué es el golpe de calor?

Es el sobrecalentamiento que sufre el cuerpo debido a las altas temperaturas o un exceso de ejercicio físico. La falta de hidratación hace que diversos órganos dejen de funcionar como lo harían de forma habitual.

Este verano se están registrando temperaturas muy altas. Temperaturas que afectan a nuestro estado de ánimo, y nos hacen sentirnos más cansados e irritables. Esto también influye, y en mayor medida, a los bebés, cuyo sistema de termorregulación aún está en pleno de desarrollo y su organismo no está acostumbrado a los cambios bruscos de temperatura.

1. Vestirles con poca ropa ligera y de algodón. Y protegiendo el niño siempre cuando estemos al sol.

2. Evitar salir a la calle en las horas más fuertes de sol y calor (12.00-17.00) y situar al bebé en lugares sombríos.

3. Refrescarle a menudo con una toallita húmeda por los brazos y las piernas.

4. ¿Le ofrezco agua? En los niños con lactancia a demanda normalmente no es necesario aportar agua, pero ocasionalmente, ante un golpe de calor fuerte se les puedes ofrecer. El agua es un alimento que sólo lo admitirá si tienen sed. Manténgase hidratado. Anime a sus niños a tomar agua con regularidad y a tenerla disponible, incluso si no se la piden. En los días calientes, los bebés que están siendo alimentados con lecha materna en un biberón, se les puede dar leche materna adicional, pero no se les debe dar agua, especialmente durante los primeros 6 meses de vida. Los bebés que se están alimentando con fórmula, se les puede dar más fórmula en un biberón.

5. Vístase con ropa ligera. Vista a sus niños con ropa de colores claros y liviana, y póngales solo una capa de material absorbente que maximizará la evaporación del sudor. Los niños tienen una capacidad menor para sudar que los adultos. Y cuando este en la playa protegelos mucho más te dejo algunos de los complementos que tenemos en Moraig the Store

6. Programe suficiente tiempo adicional para descansar. Con frecuencia, el calor hace sentir cansados a los niños (y a sus padres)

7. Manténgase fresco. Cuando su niño está acalorado, dele un baño con agua fría o rocíe agua fría en aerosol para que se descalore. Nadar es otra forma eficaz de mantenerse fresco mientras se permanece activo.

8. Utilice la crema protectora factor 50 siempre. La piel de tu peque es muy delicada. Debes protegerla en todo momento de los peligrosos rayos del sol. Pero no vale usar cualquier crema de protección solar. Sabemos que estás buscando la mejor. Por eso te ofrecemos la crema solar de Mammababy.

¿Cuáles son los síntomas de un golpe de calor?Algunos de los signos y síntomas del golpe de calor son:

  • Temperatura corporal elevada. …
  • Alteración del estado mental o del comportamiento. …
  • Alteración en la sudoración. …
  • Náuseas y vómitos. …
  • Piel enrojecida. …
  • Respiración acelerada. …
  • Frecuencia cardíaca acelerada. …
  • Dolor de cabeza.

Un golpe de calor supone una amenaza para la vida, y más si no se actúa de forma correcta. El principal consejo es bajar la temperatura corporal, pero nunca debe hacerse de forma brusca. El enfriamiento del cuerpo debe ser progresivo. Para compensar ese exceso de calor nuestro organismo pierde mucho líquido a través del sudor y sufrimos una mayor vasodilatación. Lo que debemos hacer ante esta situación es recuperar ese líquido bebiendo agua y evitando los lugares expuestos al sol. Además, debemos tener siempre en mente que los niños (sobre todo los lactantes) y los mayores se deshidratan más fácilmente.