logo-moraig-blanco

Érase una vez: 10 beneficios de leerle a tu peque

26 de febrero de 2020

Los niños que leen se convierten en adultos que leen. Solo por eso ya merece la pena inculcarles a tus peques el fantástico hábito de la lectura. Pero es que, además, leer y que les lean les aporta infinidad de beneficios desde las etapas más tempranas.

Nunca es demasiado pronto para empezar a leer libros infantiles. Cuanto antes, mejor. No esperes a que tu peque aprenda a leer. Los beneficios que tiene crecer rodeado de libros desde el nacimiento son múltiples. Incluso hay estudios que hablan de los beneficios de leer o hablar en voz alta a los niños que aún no han nacido.

Para muchas personas, leer en voz alta a sus hijos es de lo más natural, pero a otras les cuesta un poco e incluso se sienten ridículas. Si es tu caso, no te agobies. Ten en cuenta que, cuanto antes comiences, más fácil te resultará. Primero, porque los niños muy pequeños son un público de lo más agradecido. Solo con oír tu voz, tu peque se quedará encandilado. Además, los cuentos para bebés son muy sencillos. Comienza con aquellos que conozcas bien, o comentando las ilustraciones de libros sin texto. Poco a poco irás ganando confianza, seguro.

¿No acabas de verlo claro? Seguro que conocer los múltiples beneficios que le aportará a tu peque que le leas, acaba de convencerte.

1. Ayuda al desarrollo de la comunicación y el lenguaje

Leer cuentos a los niños desde pequeños, incluso desde antes de que sepan hablar, les está aportando herramientas para aprender la lengua materna y expresarse en ella. Conocen las palabras, adquieren vocabulario diverso y aprenden las estructuras y la sintaxis de forma natural, sin darse cuenta.

Está demostrado que los niños a los que les leen en voz alta y les hablan, empiezan a hablar antes y mejor.

2. Favorece la comprensión

Cuando un niño pequeño tiene un libro con ilustraciones delante y, al mismo tiempo que las mira, alguien le está contando una historia, el cerebro de este niño está trabajando de forma constante sin darse cuenta para comprenderlo todo. Para interpretar las imágenes, para entender las palabras y para vincular unas con otras.

3. Desarrolla la concentración

La lectura tiene la capacidad de captar la atención de los niños como pocas otras cosas lo hacen. Incluso niños muy movidos a los que les cuesta centrarse en una actividad durante un tiempo sucumben ante el encanto de un buen libro y un buen narrador. Leerles les ayuda a concentrarse y a calmarse. Por eso es una actividad estupenda para antes de dormir.

4. Amplía sus conocimientos

Los libros son la principal puerta del conocimiento. Todos, incluso los que parecen muy simples, enseñan algo a los niños. Con ellos aprenden sobre los animales, las personas, las emociones, las relaciones… No hace falta que un libro sea específicamente didáctico o de texto para que aporte infinidad de conocimientos.

Es estupendo aprovechar los intereses que el peque tenga en cada momento y buscar libros que respondan a los mismos. De esta forma, aprenden y adquieren conocimientos sin darse cuenta y de forma atractiva.

5. Fomenta la creatividad y la imaginación

Leer un libro o que te lo lean es abrir la puerta a la imaginación y la creatividad. Cada palabra transporta al peque a un mundo imaginario. Su cabecita recrea las historias, hace que los personajes cobren vida. Y esta es una actividad maravillosa, que entrena el cerebro y fomenta el desarrollo de la imaginación a todos los niveles.

6. Favorece el desarrollo emocional y la empatía

En los libros, hay personajes. Y a esos personajes les pasan cosas. Al leer a los niños, les estamos enseñando a ponerse en el lugar de otro, es decir, estamos fomentando su empatía. Además, aprenden a identificar y conocer las emociones a través de las que experimentan los personajes de los cuentos.

7. Fortalece las relaciones personales y el apego

Leer a tu peque y con tu peque es una estupenda forma de pasar el tiempo juntos. De dedicarle un tiempo de calidad. Leer juntos ayudará a fortalecer vuestra relación y fomentará el apego.

8. Amplía su mundo

Es bueno presentar a los niños libros con personajes diferentes, que viven en sitios diversos y a los que les pasen cosas que se salgan de lo habitual, del día a día que viven los peques. Así estamos ampliando su mundo, enseñándoles que existen realidades diferentes a la suya, ayudándoles a que conozcan y valoren la diversidad.

9. Prepara para la lectura y la escritura

Los peques que crecen rodeados de libros desde su más tierna infancia suelen mostrar pronto interés por las letras y por su significado. Si les gustan los libros, enseguida querrán aprender a leerlos por sí mismos, para disfrutar de ellos sin necesidad de intermediarios. Por eso leer cuentos a los peques es una estupenda forma de prepararlos y de despertar su interés por la lectura y la escritura.

10.  Fomenta el amor por los libros

No podíamos acabar la lista de beneficios de leer a los peques sin mencionar una que, a nuestro juicio, bastaría para justificar esta práctica. Tal y como empezamos el post, lo acabamos diciendo que los niños que leen generalmente son adultos que leen. Y añadimos que los peques a los que les leen generalmente son niños que leen. Así que, si quieres que a tu peque le guste la lectura, lo mejor que puedes hacer es empezar a leerle cuentos cuanto antes.

El ejemplo también es importante. De nada sirve que les leas de vez en cuando si después no te ven a ti coger un libro en ningún momento.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 9 =