Una de las dudas que seguro te rondan la mente si eres mami o papi es la de cuando comen solos los bebés. Pues bien, aunque cada peque es un mundo, en Moraig the Store nos hemos propuesto orientarte acerca del momento ideal para que tu peque comience a comer solito o solita. Y si se te atraganta un poco el tema, también compartimos contigo una serie de consejos y pautas para enseñar a comer a un niño o niña de la mejor manera posible. Toma nota de todas ellas y da en el clavo a la hora de escoger el momento perfecto cuando debería un niño empezar a comer solo. ¡Seguro que tu peque y tú disfrutáis de lo lindo con todo el proceso!

¿Cuándo comen solos los niños?

Partiendo de la base de que cada peque es un mundo y tiene sus propios ritmos y sus tiempos perfectos para empezar a demostrar y desarrollar diferentes habilidades, en este punto te vamos a orientar para que identifiques el momento perfecto cuando comen solos los niños y niñas. ¡Deja que tu peque coja la cuchara y ármate de paciencia durante este bonito trayecto!

Aunque no es una ciencia exacta, aproximadamente entre los 12 y los 28 meses debería ser la edad ideal para empezar a enseñar a comer a un niño o niña. Y es que a partir del añito tu peque debería empezar a coger ya los cubiertos y, más o menos hacia los dos, tendría que hacerlo sin ayuda, es el tiempo aproximado cuando comen solos los niños y niñas totalmente. Queremos destacar que primero deberás introducirle la cuchara, y cuando ya observes muestras de que la domina, podrás dejar que comience a manipular el tenedor también. Es un proceso que requiere de paciencia y en el que deberás mostrar confianza en tu peque, porque aunque en principio pueda parecerte lo contrario, ¡te sorprenderá lo autónoma o autónomo que puede llegar a ser en este tema! Algo que os puede resultar muy útil en este proceso de aprendizaje tan importante, es que los y las más peques de la casa se familiaricen antes con los cubiertos para empezar el momento de cuando comen solos los bebés de la mejor manera posible. Déjale los cubiertos que utilizará tu peque unos días antes de empezar a darle los alimentos para que se los coma solita o solito, y que los manipule lo necesario para reconocerlos y familiarizarse con ellos.

Tienes que tener claro que cuando comiences a dejar que tu peque coma sola o solo, primero intentará cogerlo todo con las manos y se ensuciará muchísimo, pero poquito a poco y con tu ayuda aprenderá a manejar los cubiertos y tomará diferentes alimentos con total autonomía. ¡Palabrita de Moraig the Store! Pero como Roma no se hizo en un día, este proceso de aprendizaje desde que iniciéis el punto de partida cuando comen solos los bebés hasta que llegue a comer “bien” ella solita o él solito, ronda más o menos el año en la mayoría de los y las peques.

Sobre todo no presiones a tu peque y respeta sus tiempos, ya que te volvemos a repetir que cada peque es muy diferente y puede mostrar intereses o motivaciones de lo más variadas. Es por ello que si te preguntas cuándo comen solos los niños para empezar a enseñar a tu peque esta bonita tarea en el momento ideal, la observación por tu parte será muy importante. Y es que deberás tener muy en cuenta si tu bebé muestra interés por los cubiertos, quiere manipularlos y trata de imitarte en alguna ocasión. Si has observado este comportamiento en tu peque y muestra las habilidades motrices adecuadas, ¡es el momento de dejar que comience a comer solita o solito!


7 útiles consejos para enseñar a comer a un niño o niña
  1. La paciencia será tu mejor amiga. Y es que lo más probable es que la primera vez que le des una cuchara a tu peque la lance, la suelte dentro del puré, saque la comida fuera del plato, termine más alimento sobre el babero que en su pequeño estómago… pero ante esto deberás armarte de paciencia y no desistir a la primera de cambio. Las primeras veces siempre cuestan y la clave es insistir y predicar con el ejemplo. Además, si los primeros días le das a tu peque una cuchara y la persona que lo está alimentando tiene otra, mucho mejor para ir cogiendo el hábito y asegurarte de que come lo suficiente. No pienses que has elegido mal el momento cuando comen solos los niños si tu peque muestra muchas dificultades durante los primeros días, ya que es normal que le cueste y tú deberás tener paciencia y observar, poco a poco, como van mejorando sus habilidades y sus hábitos.
  2. Sienta a tu peque con vosotros a la mesa. La imitación es la base de la educación de los y las más peques de la casa, por lo que si quieres que tu peque comience a usar la cuchara y el tenedor de la mejor manera posible, siéntalo con vosotros a la mesa a la hora de comer o de cenar y dejad que os “imite” para que vaya experimentando y aprendiendo con la práctica diaria.
  3. Sírvele la comida en trozos pequeños. Así le resultará mucho más “atractiva” a la vista, pero sobre todo podrá cogerla más fácilmente con el tenedor o la cuchara y se mostrará más motivada o motivado a comer de forma autónoma. Si has llegado ya al momento cuando comen solos los niños y niñas y quieres que tu peque lo haga de la manera correcta, tener muy en cuenta este tip te puede ayudar en la bonita tarea.
  4. Convierte el momento de las comidas y las cenas en un juego y un reto. ¡Pero sin pasarse! Ya sabes que para los y las más peques de la casa el juego es la manera más motivadora y efectiva para acercarse a la realidad y trabajar las rutinas diarias. Así que puede resultar muy positivo el hecho de que le hagas ver que la comida es un momento que puede ser muy divertido ya que va a hacer lo mismo que papi y mami y va a compartir tiempo con ellos. Hacerle ver que se comporta como los mayores si come de una determinada manera u otra o según qué tipo de alimentos, puede resultar muy motivador para ella o él.
  5. Evita darle a tu peque muchos líquidos durante el momento de las comidas. Si quieres que durante el proceso de enseñar a comer a un niño o niña tu peque coma lo necesario y el hecho de si se está alimentando bien o no durante esos días deje de ser una preocupación para ti, no le des muchos líquidos durante las horas de las comidas. Esto es así porque si bebe demasiada agua se sentirá hinchado o hinchada pronto y puede no comer todo lo que está en su plato. ¡Con un vasito será más que suficiente!
  6. No pongas la televisión a la hora de comer. Aunque parezca que así tu peque se distrae más y come sin poner tantas pegas, lo cierto es que nuestro objetivo es enseñar a comer a un niño o niña correctamente, por lo que es mejor si le acostumbramos a que la hora de comer y de cenar tienen un espacio y un tiempo determinados y requieren de su completa atención para alimentarse correctamente y con los procedimientos adecuados. Además, podrás hacerle ver también que las horas de las comidas son unos momentos para disfrutar y compartir en familia, por lo que pueden convertirse en ratitos muy agradables en los que tener tiempo de calidad en compañía de tu peque y aprovechar para conversar.  Si trabajas este hábito desde muy temprano, tu peque aprenderá a valorar para siempre estos momentos de socialización tan especiales.
  7. No le hagas sentir que eres tú quien necesitas que coma, hazle ver que es algo necesario para ella o él. Enseñar a comer a un niño o niña puede parecer en ocasiones un reto algo complicado, sobre todo si demuestras mucha ansiedad y le presionas por no haber comido lo suficiente.  Y sobre todo, no utilices la comida cómo premio o cómo castigo, enséñale poco a poco que es algo que necesita para vivir y poder estar sano o sana y así seguir haciendo aquello que más le gusta. Recuerda que con mucha paciencia y constancia irá todo sobre ruedas.

Si las preguntas acerca de ¿cuándo comen solos los bebés? o ¿cuándo comen solos los niños y niñas? te rondaban por la cabeza, esperamos haberte dado todas las respuestas en este post. Y si ya sabes cuál es el momento ideal para empezar a dejar que tu peque coma solito o solita, no te olvides de tomar nota de los consejos by Moraig the Store para enseñar a comer a un niño o niña de la mejor manera posible y crear buenos hábitos desde bien temprano. ¡Está más que comprobado que todos funcionan y resultan muy efectivos en los y las más peques de la casa!