Viajar con niños no es nada fácil, no os vamos a mentir Cuando decidimos tener un bebé, muchas son las dudas que surgen a la hora de comer fuera de casa, el medio de transporte, el alojamiento y si el lugar que vamos es amigable para las familias.  Viajar les regala a nuestros niños recuerdos y experiencias enriquecedoras de la infancia. No hay que irse lejos, lo importante es sacar partido a las escapadas y vacaciones. 

Aquí os contamos algunas cosas a tener cuenta a la hora de decidir hacer un viaje con bebés y niños. Y aunque muchas personas se empeñen en decir que no es compatible, no hagáis caso y disfrutad de aventuras que quedarán grabadas en su memoria por toda la vida. 

Antes del viaje: 

Edad: Para elegir el destino hay que tener en cuenta la edad de los niños. De esta manera se podrá elegir en función de la distancia, el clima y los servicios. Para bebés o niños muy pequeños recomendamos viajes que no sean largos y que no haya cambio de horario para que no vean afectadas sus rutinas.

Planificar la ruta: hay que tener claro antes de salir la ruta de viaje, conocer las áreas de descanso y las gasolineras si vais en coche. Y en caso del avión, conocer las aerolíneas que van al destino, y ya allí saber cómo desplazarse en transporte público o privado. 

Medios de transportes: El tren es uno de los transportes más cómodos para hacer viajes con niños y pueden ser pasajeros desde que nacen.  Si el trayecto es en avión recomendamos que pasen al menos dos meses dese su nacimiento ya que se ha comprobado que el oxigeno baja en sangre en los primeros seis meses. Y si el bebé es prematuro, recomendamos esperar hasta que tenga un año o preguntar a su médico si es prudente.  Si es en coche, hay que hacer paradas frecuentes en viajes largos para comer y asearlos, y también es necesario que viajen en sillas contramarcha mínimo hasta los cuatro años. 

Documentación: Verificar la documentación es importante. No es sólo tener el libro de familia. Muchas compañías exigen el DNI para viajar y si viajáis fuera del espacio europeo es necesario tener pasaporte. Informaos respecto si se necesita tener visados o cualquier vacuna importante. Para viajes por Europa, recomendamos la Tarjeta Sanitaria Europea 

Maletas: A partir de los 6 años los niños pueden empezar a hacer con sus padres el equipaje y desde los 10 años son totalmente autónomos para hacer esa tarea. 

Involucrar a los peques: según la edad de los niños puedes involucrarlos contándoles el sitio dónde vais, el medio de transporte que utilizaréis, enseñarles mapas de del destino, hablar sobre las costumbres, las actividades y visitas que haréis, en fin, todo lo que tenga relación con el viaje.

Durante el viaje:

  • Fuera de casa la precaución tiene que ser mayor. Recordad a los niños de no hablar con extraños y de que tengan a mano nuestro número de móvil. No olvidéis un pequeño botiquín con analgésicos, tiritas y cremas antibióticas. 
  • Sed respetuosos e informaos acerca de las costumbres del lugar. Pedid permiso antes de entrar y para hacer fotografías a ciertos lugares como iglesias y museos y también. Recomendamos aprender algunas frases importantes en el idioma local si vais fuera y tener algún diccionario.
  • Para la alimentación, los bebés que toman pecho es lo más fácil, pero si ya come, recomendamos platos bajos en sal, que no lleven salsas, evitad el huevo en verano y que la carne y el pescado estén bien hechos. Y llevad mucha agua. 
  • Descansad cada dos horas, viajar con niños es un poco más lento, por lo que hay que respetar su rutina de sueño. 

Después del viaje:

Mirad las fotos que habéis hecho durante el viaje, y hablad sobre lo que más os gusto. Y empezad a planificar el siguiente viaje o escapada familiar.