logo-moraig-blanco

Vacaciones con peques: cómo sobrevivir y disfrutarlas al máximo

10 de agosto de 2018

Por fin han llegado las ansiadas vacaciones que llevas esperando todo el año. Tiempo de viajar, de descansar, de disfrutar en familia. ¿Descansar? ¿En familia? Pero, ¿es eso posible?

Cuando una oye hablar de verano se visualiza en una playa idílica, tomando el sol en la tumbona, con el ebook o la revista en la mano y escuchando tu playlist favorita de Spotify con los auriculares de tu iphone. Pero todas sabemos que cuando tienes peques la realidad va a ser bien distinta.

Te va a tocar más bien perseguirlos dando saltitos por la arena hirviendo con el protector solar en la mano, intentar que no se ahoguen en el mar o se coman un kilo de arena, hacer cien veces el mismo castillo o conseguir los brazos de Nadal a base de darle a la pala para entretenerlos.

Las vacaciones en familia pueden suponer todo un reto. No nos engañemos. Nos pasamos el año deseando poder pasar más tiempo con nuestros peques, pero cuando estamos un mes seguido con ellos hay veces que no vemos la hora de que empiece el colegio o la guardería de nuevo.

Los niños son encantadores, pero pueden llegar a ser agotadores. Y si a eso le sumamos la familia política, los cambios de rutina y las situaciones inesperadas, tenemos el cóctel perfecto para acabar de los nervios.

Todo es más fácil con un poco de previsión, organización y, sobre todo, con altas dosis de paciencia y positivismo. Te recomendamos que sigas nuestras recomendaciones y consejos sobre cómo sobrevivir a las vacaciones con niños y no solo eso, disfrutarlas.

Planifica bien tu viaje y adáptalo a la edad de tus peques

¿Te mueres por ir a Camboya, recorrerte China de cabo a rabo o ir a un resort exclusivo en las Maldivas? Quizá sea mejor que esperes a que tus niños se hagan mayores.

Uno de los principales errores que cometemos los padres a veces es intentar que los niños se adapten a nuestro ritmo de vida anterior a tenerlos, en vez de adaptar nuestra vida a los peques.

Es cierto que hay familias muy aventureras que se recorren el mundo con sus peques en plan mochilero y viven experiencias fantásticas. Pero si tú no estás hecha de esa pasta, mejor que tengas muy en cuenta a la hora de planificar tus vacaciones que se trata de que las disfrutéis todos. Los peques también. Así que lo ideal para disfrutar de las vacaciones en familia es encontrar destinos que tengan atractivos para los niños.

La playa no falla, al igual que las casas rurales en el campo. Si prefieres hacer turismo urbano y visitar alguna ciudad, intenta intercalar caminatas y museos con días de piscina, algún parque de atracciones, alquilar unas bicis o cualquier otra actividad que le guste a tu peque.

Viene muy bien informarse antes de salir de las actividades que se pueden hacer con peques en cada destino. En la mayoría de las guías lo indica y también encontrarás mucha información en internet.

Si viajas con bebés, tendrás que informarte bien de si el sitio donde vas a alojarte está adaptado para ellos. Pregunta si tienen cunas de viaje, tronas o bañeritas. Si podrás prepararle biberones o tendrás donde guardar los purés, por ejemplo.

No está de más llevar apuntada de antemano la dirección del hospital más cercano, para poder actuar rápido si se produce algún percance.

Cómo entretener a los peques en el coche, el tren o el avión

Un viaje de varias horas en coche, tren o avión con uno o dos peques puede convertirse en un suplicio. Para conseguir que los peques disfruten del viaje, o al menos que estén entretenidos, hay que ser previsores.

Es fundamental que cada peque lleve una mochilita con sus juguetes favoritos y, sobre todo, los más entretenidos. Pinturas, juegos magnéticos de viaje, algún cuento, muñecos, coches… Aquello con lo que se entretiene más tiempo.

En caso de viajar en coche, funciona muy bien ponerles la música que les guste, sobre todo cuando son bebés o muy pequeños. No hace falta que sea todo el tiempo, pero sí cuando los ánimos empiecen a desfallecer.

Una forma de entretenerles en coche es cantar con ellos, jugar a juegos como el veo veo, contar los coches de un determinado color o hablar de todo lo que se va a hacer en las vacaciones. La alternativa es colocarles dibujos en la tablet, aunque no todos los padres lo aprueban.

Es recomendable parar de vez en cuando para estirar las piernas y cambiar de aires.

Si viajas en tren te recomendamos que de vez en cuando deis paseos por los vagones o vayáis a la cafetería, para que el viaje se haga más ameno.

En el avión, procura que se entretengan pintando, viendo la peli que pongan, escuchando música o paseando cuando se pueda.

Deja claro qué rutinas se pueden romper y cuáles hay que mantener

Disfrutar de las vacaciones con peques implica romper con la rutina, también para los niños. Es el momento de ser flexible y darles algún capricho. Dejarles que se acuesten más tarde, que vean un poco la tele o que coman de forma un poco menos saludable.

Al fin y al cabo, tú también vas a saltarte tus propias rutinas o normas y no puedes pretender que ellos no lo hagan. Además, si te mantienes excesivamente estricta en materia de horarios, acabarás siendo esclava de tus propias normas.

Antes de las vacaciones o en cuanto comiencen, lo ideal es que hables con tus peques (si ya entienden) de las rutinas que se van a mantener y aquellas en las que vais a ser más flexibles.

Déjales claro que hay normas que no se pueden romper bajo ningún concepto, como por ejemplo lavarse los dientes, mantenerse sentado en la mesa cuando se come o ayudar a recoger la mesa, por ejemplo.

Si no lo haces, al abrir la mano en exceso puede que tu casa o tu lugar de vacaciones acabe convirtiéndose en un caos.

También debes tener en cuenta que si una noche trasnocháis y os quedáis en una terracita hasta las tantas, puede pasarte que aún así los peques se levanten temprano y además con mal humor por haber dormido poco. Así que, paciencia.

Cómo conseguir dormir la siesta con peques

Si tus peques están acostumbrados a dormir siesta, lo más normal es que la sigan durmiendo donde estéis, aunque puede haber desajustes en los bebés o incluso en niños mayores or los cambios de horarios.

¿Para ti y tu pareja la siesta es sagrada? Intenta que ellos también la hagan. Si es imposible, convénceles de que jueguen en ese momento a juegos tranquilos, como juegos de mesa o pinturas. También puedes aprovechar para dejarles ese rato la consola o que vean la tele.

Mano izquierda si vais a estar con la familia política

Uno de los principales puntos de tensión en las vacaciones es siempre la familia extensa. Si eres de los que pasas el verano con tus padres o hermanos, o los de tu pareja, el principal consejo que podemos darte para sobrevivir a las vacaciones en familia es la paciencia.

Van a surgir situaciones de conflicto, seguro. Son inevitables. La abuela diciéndote cómo tienes que criar a tu bebé, criticando lo que le das de comer, cuándo y cómo, atiborrando a tu peque a chocolate. El cuñado metiéndose con lo ruidosos que son tus peques y vanagloriándose de la educación estricta que le ha dado a los suyos. ¿Te suena? Estas situaciones son de lo más comunes.

A la hora de afrontarlas tienes dos opciones: o embestir como un Miura y reivindicar tu derecho a hacer lo que te da la gana con tus hijos, lo que puede ser justo pero seguramente cree bastante mal rollo, o intentar actuar con mano izquierda.

Lo mejor, como siempre, es la previsión. Si sabes de qué pie cojea cada familiar, intenta adelantarte a las situaciones de conflicto. Si son familia política, pide a tu pareja que lo hable con ellos de forma tranquila antes de que surja el problema.

Cuando son de tu familia, es más fácil que les digas directamente, con educación y cariño, que te molesta que te juzguen.

Puede que aún así no puedas evitar los comentarios o actitudes que te irritan. Intenta contar hasta diez antes de contestarles. Empieza por un: gracias por tu consejo pero… Y explica por qué tu opinión es distinta y es la que debe prevalecer.

Busca un tiempo para estar en pareja

Las vacaciones en familia pueden generar tensiones entre los miembros de la pareja. El cuidado de los peques, la familia extensa y el estar las 24 horas del día juntos puede pasarnos factura.

Si viajas con la familia extensa o con amigos, aprovecha para pasar tiempo de calidad sola con tu pareja de vez en cuando. Deja a los peques con la familia e iros a cenar o a la playa solos. Os vendrá genial para salir de la rutina y disfrutaros como pareja.

En caso de que no tengáis a nadie con quien dejar a los peques, aprovechad los momentos en que ellos duermen para hablar, compartir una cena para dos o una copa.

Piensa que cuando crezcan echarás de menos estos momentos

Cuando estamos inmersos en la crianza de nuestros peques, a veces se nos olvida parar y darnos cuenta de lo maravilloso que es tenerles cerca. Compartir con ellos sus despertares somnolientos, su forma de descubrir el mundo y asombrarse por todo, sus ocurrencias.

Unas vacaciones con peques son, sin duda, muy diferentes a las que vivías cuando no los tenías, pero son mucho más entretenidas y enriquecedoras.

No pierdas de vista la suerte que tienes de tenerlos cerca y de poder disfrutarlos durante las 24 horas. Con sus buenos y sus malos momentos. Intenta llenar sus días de recuerdos que atesoren para toda su vida y que tú tampoco vayas a olvidar.

El tiempo de la infancia pasa rapidísimo. Que no se te escurra de entre los dedos sin disfrutarlo al máximo.

Tenlo claro. A lo mejor ahora mismo echas de menos un poco de libertad, pero cuando tus peques crezcan vas a echarles mucho de menos. Y recordarás con cariño esas vacaciones en familia, seguro.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × uno =