Normalmente te van a decir que el bebé babea tanto porque le van a salir los diente, eso en realidad no es la verdad. 

Para entender por qué un bebé babea tanto lo principal es la edad. Hay diferentes edades en los que los bebés o niños empiezan a babear, a los dos meses más o menos van metiendo las manos en la boca, es un paso clave del desarrollo de las habilidades para alimentarse, se entretiene jugando con sus manos en la boca, se estimula la salivación, por eso empieza a babear. Ponerse las manos en la boca juega un papel fundamental para cuando llegue la alimentación. Llevarse las manos a la boca es necesario para llevarse alimentos a la boca posteriormente. Mascar, morder los dedos y jugar con la lengua le da una movilidad que no estaba ejercitando. Esa salivación aumentada es necesaria para ablandar, lubricar y tragar mejor los alimentos sólidos.

Babear de 6 a 12 meses metiéndose las manos en la boca. 

Realmente es cuando salen aquí los dientes. Si vemos la zona de la encía la veremos ensanchada y puede que nos sorprenda con los primeros picos de los dientes asomando en ella. 

Qué medidas tomar cuando el bebé babea mucho

  • Ponle un babero para que no mojo la ropa o el pijama
  • Secale a menudo la boca y el mentón con un trapito suave, ya que a la piel no le gusta la humedad (quita las defensas contra los microbios)
  • Colocar una almohadilla debajo de la cama absorbente, para ayudar a secar la humedad de la cam.

Cuando babea mucho a partir de los 6 meses, eso quiere decir que los diente ya están creciendo y en breve ya verás unas puntitas blancas en las encías.

La dentición causa a menudo babeo en los bebés y también puede causar molestias considerables. Si tu bebé llora más de lo normal, babea y no come o duerme bien, puede estar experimentando una salida de los dientes dolorosa. Coloca un anillo de dentición o una toalla mojada en el refrigerador por una hora, y luego sácala y deja que la mastique. Lávate las manos, y luego frota las encías, la presión puede aliviar el dolor temporalmente. Pregúntale al pediatra si puedes darle un calmante para el dolor de venta libre, como ibuprofeno o acetaminofén.

En Moraig the Store tenemos una selección de mordedores para calmar el dolor de las envias

El mordedor es un elemento muy importante para el bebé, especialmente en la etapa de dentición, cuando aparecen los primeros dientes. La primera manifestación es el dolor de encías, y los bebés buscan cómo calmarse mordiendo cualquier tipo de objeto que encuentren cerca.

Por eso, son importantes los mordedores para bebé, cuya función es ayudar a los más pequeños en esos momentos. Son un objeto diseñado para que los bebés puedan morderlo y a la vez jugar con ellos. Muchos mordedores tienen formas divertidas y son suaves.

Otro de los complementos importantes en este periodo del bebé son las muselinas, lo más importante de ellas es saber que tienen que ser de algodón para que no irrite la piel de nuestro bebé.

Las muselinas son telas finas, parecidas en su textura a las gasas, caracterizadas por su ligereza y transpirabilidad. El tejido está confeccionado en una trama abierta de hilos retorcidos que lo hace especialmente vaporoso.

La muselina en sí, tiene muchas cualidades y sirve para muchisimas cosas depende de lo grande que la quieras elegir.

Si escoges una muselina pequeña

  1. Puedes usar la muselina para evitar manchas de regurgitaciones cuando extraigas el gas tras la alimentación del bebé.
  2. Y para limpiar a tu bebé cuando le viene una bocanada o tiene babitas.
  3. Cuando das el pecho, sobre todo al principio, suele gotear leche en exceso o caer por la comisura de los labios de bebé. Si colocas la muselina entre su cara y tu brazo la muselina  lo absorberá manteniéndolos secos a ambos.

Si escoges una muselina con un tamaño mas grande lo puedes utilizar también como:

  1. Como sábana para el verano. Ya hemos hablado de las cualidades del tejido de las muselinas. Son vaporosas y suaves. Esto las hace ideales para cubrir a tu bebé en verano y protegerlo de las corrientes de aire.
  2. Como sábana para el invierno. Basta con plegar varias veces las muselina o unir dos para que sigan cumpliendo esa función protectora cuando hace más frío. Su tacto es tan agradable que ¿por qué limitarla a una estación?
  3. Para tapar el sol en el carrito de paseo. Aunque la muselina deja pasar los rayos del sol y siempre es más recomendable usar sombrilla, puedes crear un ambiente más oscuro utilizando la muselina. 
  4. Las muselinas también sirven como mantita u objeto de apego. Como son uno de los materiales que más se usan los bebés aprenden a relacionar el olor y la textura con la mamá, con momentos placenteros…
  5. Las muselinas para bebés sirven como mosquiteras cuando se duermen en el capazo, el cuco o incluso si eres habilidosas y te atreves a confeccionar con ellas tu propio dosel.
  6. Usar una muselina como funda de la sillita del coche, de la trona o de la hamaquita evitará que tu bebé sude en exceso.
  7. Asimismo es una buena solución para proteger cuando el uso del aire acondicionado en el coche se hace imprescindible.
  8. Igualmente, si vas a la playa o tu bebé se moja jugando, te servirá de toalla.

Como puedes ver te servirá para muchisimas cosas… Llegados a este punto, puedes elegir la que más te guste. Eso sí, nosotros te recomendamos que sean tejidos naturales como muselinas de algodón o bambú. Siempre es mejor evitar las fibras sintéticas que se encuentran en las grandes superficies.