logo-moraig-blanco

Método BLW: una forma de introducir el alimento solido a tu pequeño

15 de febrero de 2017

Inicio de Alimentación Complementaria con BLW

¡Hola mamás y papás lectores!

Soy Aroa, tengo 25 años y el pasado mes de abril adquirí el puesto más satisfactorio y duro, el de madre. Desde mi embarazo me he ido informando sobre diversos temas que me parecen fundamentales y por ello mis artículos aquí versarán sobre la alimentación, más concretamente sobre la alimentación complementaria y su introducción en la dieta de nuestros cachorritos. Tened en cuenta que no soy pediatra, nutricionista, ni una madre con 20 años de experiencia a la espalda. Aquí os hablaré desde mi experiencia personal, nuestro día a día y como llevamos la alimentación de Leo en casa.

Creo que uno de los grandes momentos que vivimos con nuestros hijos, es introducir los alimentos sólidos en los bebés. Esta etapa suele coincidir con la del gateo, alrededor de los seis meses de edad, aunque algunos pediatras aconsejan la introducción de cereales a los cuatro meses y frutas a los cinco; todo ello en función de la alimentación que llevase hasta el momento nuestro vástago, bien leche de fórmula o materna. Sin embargo, desde hace ya un tiempo se viene hablando del método “Baby Led Weaning” para llevar a cabo esta ardua tarea, que no hacía más que probar la imaginación de los padres para conseguir que el niño comiese lo que cada progenitor considerase aceptable, a través de cualquier medio de transporte, véase como ejemplo “el avioncito”.

La expresión BLW, siglas de Baby-Led Weaning, es un método de alimentación complementaria. Se suele traducir como “alimentación autorregulada por el bebé”; este método sigue la forma de pensar de la crianza con apego, en el que se asume la buena voluntad del bebé confiando en sus capacidades, y consiste en que desde que comienza la introducción de alimentos se deja que el bebé coma solo.

Según el BLW, se permite al bebé conocer nuevos sabores, olores y texturas, enseñándole a elegir respetando sus decisiones y permitiendo al pequeño comer a su ritmo. Así, los padres simplemente suministran la comida al bebé dejándole espacio para que decida qué quiere comer, cuanto y en qué orden.

Esta opción para alimentar al bebé explica que, al respetar los ritmos de hambre y saciedad del bebé, se evita que coma más de lo que necesita: además, si se ofrecen alimentos diversos al bebé, éste es capaz de comer equilibradamente.

El BLW fomenta su autonomía desde bien pequeños, lo que podríamos relacionar estrechamente con el método Montessori (modelo educativo basado en la estimulación y el respeto) gozando de un entorno adaptado y de unas libertades dentro de los límites que se establecen. El adulto es un mero observador y un guía, que ayuda y estimula al niño en sus esfuerzos, permitiéndole actuar y pensar por sí mismo, ayudándole a desarrollar confianza y disciplina interior.

Numerosos pediatras y nutricionistas, entre ellos Carlos González y Julio Basulto, defienden este nuevo método como la forma más adecuada de introducción de sólidos. Es imprescindible estar bien informados para ponerlo en práctica y podemos adquirir cierta seguridad y confianza en algunos de sus libros. Nosotros, que empezaremos con el BLW en aproximadamente un mes, hemos leído los siguientes:

  • El niño ya come solo [Gill Rapley , Tracey Murkett]
  • Mi niño no me come [ Carlos González]
  • Se me hace bola [Julio Basulto]

Así, podemos definir el BLW (Baby Led Weaning) como un método de introducción de alimentos sólidos en la dieta de un bebé sin emplear purés ni triturados. En él se ofrecen directamente los sólidos. Hay que tener confianza plena en nuestro hijo y sus habilidades, confiar en que él mismo sabrá gestionarse. Debemos tener claras unas premisas:

  • La OMS recomienda la LME (lactancia materna exclusiva) hasta los seis meses, y por lo tanto no se deben introducir antes de ese momento, ya que la leche es el principal alimento de un lactante, hasta el año de edad.
  • La alimentación complementaria, no debe sustituir ninguna toma por sólidos, siempre se ofrecerá el pecho o biberón antes de la comida.
  • Es aconsejable no incorporar ningún alimento a su dieta salvo que:
  • Pueda mantenerse sentado por sí mismo y tener la cabeza erguida.
  • Muestre interés por la comida y coordine ojos, manos y boca para mirar el alimento, cogerlo y meterlo en la boca.

El sistema digestivo de un bebé de 6 meses de edad está mucho más desarrollado que uno de cuatro meses (edad a la que se empezaba la alimentación complementaria hace años) por lo que ya no será necesario seguir ningún orden, como venía siendo habitual, a la hora de introducir diferentes alimentos. La única precaución que debemos tener es la de introducir un nuevo alimento cada uno o dos días, para comprobar que no sufre ninguna reacción alérgica, pero es indiferente que sea brócoli, manzana o merluza. Existen numerosos estudios que confirman que el retraso en la incorporación de ciertos alimentos en la dieta, no sólo no previenen alergias, pueden incluso favorecer su aparición.

Algunos alimentos que entrañan cierto riesgo sí deberían demorarse, como aquéllos con los que podría atragantarse (frutos secos enteros, cerezas y olivas enteras, etc), desnatados (necesitan la grasa de los lácteos), zumos, lácteos (a excepción de la leche de fórmula para bebés no amamantados), la sal o alimentos salados, miel (puede intoxicar por botulismo), infusiones, espinacas o acelgas (hasta el año de edad).

La etapa en la que se introduce la alimentación complementaria aprovecha la edad en la que mayor curiosidad sienten por todo lo que les rodea, donde prueban cualquier alimento que se les ofrece, teniendo siempre libertad para decidir cual quiere comer y cuál no. Además la cantidad que coma cubrirá las necesidades nutricionales que tenga, igual que confiamos en que se esté alimentando correctamente cuando mama.

Evidentemente, la cantidad de comida que ingieran los primeros meses, será escasa, lo cual no debe preocuparnos por que como os he dicho anteriormente, el alimento principal del bebé hasta el año de edad, será la leche. Más que de comer, se trata de experimentar con los alimentos, conocer, explorar, jugar con nuevos sabores y texturas, haciendo de la hora de la comida un momento agradable, donde disfrutan y aprenden.

Hasta el próximo post, nos vemos en Instagram!

@dosgorriones

*Imágenes practicando BLW recuperadas de: https://www.google.com.mx/search?q=blw&biw=1366&bih=623&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwjuzrXA8ZXPAhVBPxQKHWCVCoIQ_AUIBygC

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 5 =