logo-moraig-blanco

Las bicicletas vintage para niños: una moda que ha llegado para quedarse

20 de julio de 2018

Lo retro está de moda y las bicicletas vintage para niños no son una excepción. Seguro que has visto ya a multitud de peques montados en bicicletas que parecen sacadas de películas antiguas. Son bicis modernas, con todas las prestaciones y las garantías de seguridad del siglo XXI, pero con una estética que imita a las de los años 20 a 60 del siglo pasado.

Estas bicicletas retro para niños son tan bonitas y ponen tanta atención a los detalles que casi dan ganas de ponerles a los peques una gorra y unos pantalones de tweed para completar el conjunto.

La moda de las bicicletas vintage para niños comenzó a extenderse mediados de esta década. Al igual que ha pasado con otras tendencias, ésta también vino a rebufo de la moda del uso de bicicletas antiguas o retro para adultos, que comenzó a generalizarse en torno al año 2000.

Cómo surgió la tendencia de las bicicletas vintage para niños

La bicicleta está ganando terreno cada vez más, tanto en las grandes ciudades como en localidades más pequeñas.

Cada vez son más los adultos que apuestan por este medio de transporte sostenible y lo utilizan a diario para desplazarse a sus puestos de trabajo y para hacer recados y pasear en familia los fines de semana.

La bicicleta está dejando de ser un artículo para practicar deporte, para convertirse en un objeto de uso diario.

Por eso las grandes marcas apuestan cada vez más por las bicis urbanas. Y por eso el diseño de estas bicicletas es cada vez más importante. No solo nos interesa que nuestra bicicleta sea ligera y manejable, sino también que sea bonita.

Queremos poder presumir de tener la bici más chula cuando paseamos por la ciudad con ella. Y, en este sentido, hay que reconocer que la estética vintage se lleva la palma. Las bicicletas retro tenían diseños de lo más molones, con esas ruedas grandes y esos cuadros metálicos en colores vivos o pastel. Hasta los cestos delanteros le aportan a la bici un toque romántico encantador.

Unas características que, con la evolución de las bicicletas se había ido perdiendo. Se primaban otras características, como la ligereza de los materiales o la ergonomía del diseño, y al final se consiguieron bicis más eficientes, pero mucho menos bonitas.

La nostalgia de aquellas bicicletas vintage en las que el diseño era tan original y bonito hizo que muchos amantes de la bicicleta empezasen a buscar bicis antiguas y a tunearlas para conseguir que tuvieran las características de las de hoy, pero con la estética de antes.

En 2009, un grupo de fans de las bicicletas retro organizaron una carrera en Londres, la Tweet Ride, con bicicletas antiguas y vestidos con trajes de estética vintage. Fue un rotundo éxito.

Como es habitual, las marcas fabricantes de bicicletas pronto se dieron cuenta de esta moda cada vez más extendida de apostar por las bicicletas vintage, y decidieron empezar a fabricar bicicletas nuevas, pero con una estética como la de antes.

Para los aficionados a la estética retro, es la opción ideal, porque así pueden tener todas las ventajas de las bicicletas actuales. Incluidos los materiales más ligeros y las mejoras en la transmisión, las ruedas y los demás componentes. Todo ello en bicicletas que estéticamente son prácticamente iguales a las que tenían nuestros abuelos.

Generalmente, queremos para nuestros peques lo mismo que nos gusta para nosotros mismos. Por eso era cuestión de tiempo que las bicicletas vintage para niños se convirtiesen también en tendencia, como lo son en estos momentos.

Si antes buscábamos la bicicleta más moderna para los peques, ahora somos muchos los que nos decantamos por bicicletas infantiles vintage, porque nos parecen mucho más molonas. Eso sí, no renunciamos a que tengan todas las ventajas técnicas actuales.

Características de las bicicletas retro para niños

¿Recuerdas cómo eran las bicicletas en tu infancia? En los años 80 se llevaban las bicicletas de estética deportiva, funcionales, con ruedas negras y cuadros de metal de colores vistosos. Los sillines solían ser largos. Cuando eran cortos, incluían un asiento detrás de metal.

Poco a poco, el plástico fue ganando terreno y se generalizaron las bicicletas con base de metal, pero añadidos de plástico, generalmente con estampados de los personajes de dibujos que estuviesen de moda en cada momento.

En la actualidad, la estética de estas bicicletas de los años 70 y 80 se ha puesto de moda. Algunas marcas han apostado por recuperarlas. Sobre todo para esos padres nostálgicos que quieren que sus peques tengan una bicicleta similar a la que ellos mismo tuvieron en su infancia.

Pero lo que de verdad se lleva son las bicicletas infantiles vintage, que recuerdan a las bicis de entre los años 20 y 60. ¿Cómo son? Tienen las ruedas bastante más grandes y gruesas, preferiblemente en colores claros.

Los cuadros metálicos suelen ser de color rojo, verde oscuro, azul marino o colores claros y pastel.

Los sillines son cortos, en piel o imitación de piel de color marrón.

Como detalles, destacan las cestas de mimbre trenzado colocadas delante del manillar.

También se han puesto muy de moda, sobre todo para los más peques de la casa, las bicicletas o triciclos elaborados en madera. Son artesanales y preciosos. Los puedes ver en colores primarios o en el color natural de la madera.

Las bicicletas sin pedales vintage, las más trendy

En estos momentos, otra de las modas que está arrasando en el mercado de las bicicletas infantiles es la de las bicicletas de aprendizaje sin pedales.

Se trata de esas bicicletas de dos ruedas que los peques tienen que impulsar con sus propios pies para ir avanzando. No tienen pedales ni ruedines.

Su principal ventaja es que contribuyen a que los peques aprendan antes a desarrollar su equilibrio sobre la bicicleta. El hecho de poder poner los pies en el suelo siempre que lo deseen, les da la confianza necesaria para arriesgarse a mantener el equilibrio.

Algo que no ocurre con los tradicionales ruedines. Cuando los quitas, el peque debe empezar de cero a aprender a mantener su equilibrio.

Pues bien, si las bicicletas sin pedales están arrasando, imagínate el tirón de las bicicletas sin pedales vintage, que unen las dos tendencias del momento.

Son bicicletas con las ruedas más gruesas, para ayudar a los peques a mantener el equilibrio sin caerse. Además, tienen que estar perfectamente adaptadas a la estatura del niño o la niña que las van a utilizar. Así podrán impulsarse con los pies y frenar sin problemas.

También existen en el mercado triciclos vintage para peques, que huyen del plástico y de las pegatinas de dibujos animados y apuestan por materiales como el metal o la madera.

Existen incluso correpasillos retro de madera o metal, con formas que imitan a coches o motos antiguas.

Así que, como ves, no tienes que esperar a que tus hijos sean mayores para apostar por este tipo de estética en sus juguetes de paseo preferidos.

Algunas marcas de bicicletas vintage infantiles

Una de las marcas que mejor ha sabido integrar la estética retro con las nuevas prestaciones en bicicletas para niños es Banwood. Esta marca ha desarrollado un modelo de bicicleta sin pedales de estilo vintage que está triunfando entre las familias más trendy.

También la marca Reid ha desarrollado varios modelos de bicicletas retro infantiles, y Peugeot se ha centrado en recuperar las bicicletas de nuestra infancia, las de los años 80.

En realidad, casi todas las marcas de bicicletas infantiles han incluido al menos un modelo de estética vintage en sus catálogos, sobre todo en las bicicletas para los niños más pequeños. Ninguna quiere perder el tirón de esta moda que está arrasando y que ha llegado para quedarse.

Las ventajas de las bicicletas para niños

¿Eres de las que apuestan por la estética de las bicicletas vintage para niños? ¿O prefieres un diseño más moderno?

Elijas la estética que elijas, lo más importante es que la bicicleta de tu peque sea segura, fabricada con materiales de calidad y muy resistente. Y es que los niños adoran las bicicletas y sobre todo someterlas a todo tipo de pruebas.

Montar en bicicleta, sea del tipo que sea, es un ejercicio muy recomendable para los peques. Pueden empezar a montar prácticamente desde que son capaces de andar. Existen bicicletas sin pedales adaptadas para peques de un año.

Sobre la bicicleta los peques aprenden a desarrollar la psicomotricidad gruesa, el equilibrio, el sentido espacial y la coordinación de las manos y los pies.

Además, fomentar el uso de la bicicleta entre los peques ayuda a que tomen conciencia de la necesidad de utilizar medios de transporte sostenibles.

Si desde pequeños le cogen el gusto a la bicicleta, es mucho más probable que opten por este medio de transporte cuando sean mayores. Sobre todo si tienen el ejemplo de sus padres.

Así que, ya sabes, anímate y pedalea tú también junto a tus peques. Seguro que encuentras una bicicleta vintage ideal para ir a juego con tus ciclistas en miniatura.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 11 =