logo-moraig-blanco

Descubre todas las posibilidades decorativas que ofrecen las cestas de fibra natural

28 de marzo de 2017

Las cestas artesanas de fibra natural, son una opción diferente, atractiva y agradable para añadir ese toque decorativo que tanto deseas. Porque son artesanas, elaboradas con fibra natural y con un estilo nórdico que te pierde, asúmelo. Para terminar de convencerte de lo bien que te quedarían en casa, aquí tienes diez ideas geniales. Son diez propuestas tendencia para decorar con cestas de fibra natural:

1.- En la habitación de tu peque, podrías guardar en la cesta juguetes, peluches o libros. Se trata de un material que aguantará bastante el jaleo habitual de los peques. Así que decoras con utilidad. Venga, vale, y llenarás tu perfil de Instagram de las fotos tan chulas de la habitación.

2.- ¿Eres una chica DIY? Únete al movimiento ‘hecho a mano’. Si te gusta coger el pincel y dejarte llevar, las cestas de fibra natural te ofrecen infinidad de posibilidades para añadir tu toque personal:

.- Con chalk paint. Ese material con base de tiza, sin tóxicos, que ha creado todo un ejército de artistas porque es fácil de aplicar. Pues piensa en un diseño atractivo y ponte manos a la obra. También te puedes ayudar de una plantilla para conseguir un corazón o un mensaje perfecto.

.- Con aguja e hilo. ¿Y si cuelgas unos pompones o unos flecos de tu cesta natural? Los colores pueden combinar con el resto de elementos decorativos de la sala donde la vas a colocar. Y si optas por un look más divertido, unos flecos le pueden dar un toque diferenciador y exclusivo.

3.- Usarla a modo de macetero. Introducir una planta con su maceta dentro de la cesta y buscarle el lugar más adecuado. Quizás en el recibidor para triunfar cada vez que abras la puerta, ¿no crees? Además puedes optar por muchos tipos o tamaños de plantas, desde un conjunto de cactus hasta un árbol de interior. Esa combinación de verde con el tono rústico de la fibra encajan perfectamente con el blanco o el gris de tu hogar, ¿a que sí?

4.- En tu habitación, para dejar los cojines que decoran tu cama cuando te vayas a dormir. Porque seamos sinceros, tenemos la cama llena de almohadones preciosos pero nadie duerme encima de ellos. En lugar de dejarlos en cualquier lugar, utiliza la cesta de fibra natural para que tengan su sitio chulo, que dé gusto mirarlos desde la cama.

 

5.- En el baño, para colocar toallas. Cualquier persona que acuda a tu casa se fijará en ese detalle tan tendencia en la decoración de hoy en día. Parece algo casual pero está pensado para ofrecer calidez y cercanía.

6.- En tu salón, para la mantica con la que te tapas para ver tu serie favorita. Y lo bueno de la cesta es que puedes cambiar su lugar dependiendo del momento del día. ¿Por la mañana? Apartada para que los peques no pasen por encima. ¿Por la tarde? Cerca del sofá para la siesta. ¿Por la noche? A tus pies para arroparte con la mantita y con tu pareja. ¡El plan perfecto!

7.- Colgarla a modo de lámpara. Vale, hay que ser un poco manitas para esto pero es posible. Se atraviesa el cable en el que conectas la bombilla y añades un soporte para fijar la cesta a la altura que deseas. Sí, lo estás pensando, esa cesta de fibra natural quedaría perfecta sobre la isla de tu cocina y lo sabes.

 

8.- En tu despacho o zona de trabajo. Ya la tienes decorada en tonos blancos y de madera. Con su mesa estilo nórdico. Toda una composición simple, innovadora y de líneas limpias. El mejor accesorio será la cesta de fibra natural porque es artesanal, porque la puedes customizar a tu gusto y porque en ella puedes guardar de todo: papel de regalo, trozos de tela sobrantes de tus proyectos de costura o las revistas de decoración que te vuelven loca.

9.- Introducir las flores recogidas del campo (o de la floristería) y utilizarlo como centro de mesa. Una sorpresa para todos los comensales que adorarán el juego entre los colores de las flores y el aporte rústico y natural de la cesta. Y a ti te alegrarán el día, la vista y el alma, claro que sí.

10.- Quizás te viene bien para disponer de la madera al lado de la chimenea. Si vives o descansas los fines de semana en zonas de frío, sabes que organizar la chimenea adecuadamente también es parte de la tarea decorativa. Para que la mires con más ternura acompáñala de una cesta de fibra natural en la que colocar los troncos. ¿Qué mejor sitio?

 

Pocos elementos decorativos como la cesta de fibra natural son tan flexibles para adaptarse a multitud de ambientes y situaciones. Apuesta por ella y añade un detalle precioso y rústico a tu hogar. Acertarás seguro.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + 4 =