logo-moraig-blanco

Día Internacional de la Mujer: éstas son nuestras ‘superwomen’

8 de marzo de 2018

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. Una celebración que tiene su origen en un acontecimiento muy poco festivo, y es que la fecha recuerda la manifestación en la que participaron cientos de mujeres de una fábrica textil de Nueva York en 1857 para protestar por los bajos sueldos que recibían, ya que cobraban la mitad que los hombres. Aquella protesta acabó mal. La Policía las dispersó de forma violenta y varias de ellas murieron, pero las restantes acabaron por formar un sindicato para defenderse.

Aunque la historia que hay detrás del Dia Internacional de la Mujer sea triste, hoy se ha convertido en una fecha para reivindicar la igualdad real en todos los ámbitos y para recordar a todas aquellas pioneras que pusieron su granito de arena para conseguir avances en este terreno. Hay quien piensa que no debería celebrarse un Día Internacional de la Mujer, porque esto lleva implícito el reconocimiento de una desigualdad respecto a los hombres, que no necesitan un día específico. ¿Tú qué piensas?

Es cierto que lo ideal sería que este día no tuviese que celebrarse, porque ya no hubiese nada que reivindicar. No obstante, parece poco probable que esta situación se dé a corto plazo y, en cualquier caso, nunca está de más pararse al menos por un día a pensar y a agradecer a esas ‘superwomen’ que abrieron caminos hasta entonces vetados para las mujeres.

Aquí va nuestro homenaje a algunas de ellas, que han conseguido en los tres últimos siglos dar pasos de gigante en el empoderamiento de la mujer y se han convertido, por ello, en un ejemplo para todos. La primera mujer que consiguió un Premio Nobel, la mujer que revolucionó la moda y la sociedad del periodo de entreguerras, la mujer que consiguió con su lucha el voto para las mujeres en España, una pintora que se negó a vivir como las demás, una activista en defensa de los derechos civiles de los negros y una mujer que ha sabido sobreponerse a una infancia difícil y convertirse en una de las personalidades más influyentes del mundo. Pioneras y luchadoras que han marcado un antes y un después en el camino de la igualdad.

Marie Curie (1867-1934). La primera mujer en recibir un Premio Nobel.

No es nada fácil lograr un Premio Nobel y aún lo es menos para una mujer. Son pocas las que lo han conseguido y la mayoría de ellas lo han obtenido en ramas humanísticas o por su contribución a la paz. De las científicas que han logrado este galardón, la mayoría se dedicaban a la Medicina. Sin embargo, la mujer que abrió el camino, Marie Curie, logró no uno, sino dos premios, y fueron el de Física y el de Química. Toda una proeza.

Marja Sklodowska era el nombre de nacimiento de esta importante física adelantada a su época. Nacida en Polonia, heredó su interés por la física y las matemáticas de su padre, que era profesor de estas asignaturas. Fue una alumna brillante tanto en su país de origen como en Francia, a donde se trasladó en 1881, para estudiar en la Sorbona, y donde cambió su nombre por el de Marie.

El apellido Curie lo tomó de su marido, el físico francés Pierre Curie, con el que trabajó y realizó importantes descubrimientos en el campo de la radioactividad. Un trabajo que le costó la vida, dado que murió en 1933 de una enfermedad vinculada a su prolongada exposición, sin protegerse, a la radiación. No obstante, también le dio la vida eterna, dado que gracias a su brillante trabajo obtuvo dos premios Nobel y se ganó a pulso un lugar en la historia.

Coco Chanel (1883-1971). Liberar a la mujer a través de la moda.

La moda ha sido una de las formas de opresión de la mujer a lo largo de la historia. Los corsés o los pesados trajes que no dejaban ver ni un centímetro de su cuerpo limitaban, entre otras cosas, su libertad de movimientos. En este sentido, la modista Coco Chanel, (Gabrielle Bonheur era su nombre real), fue toda una revolucionaria en su campo.

Marcó un antes y un después en el universo de la moda femenina, no solo por su creatividad y diseño, sino porque liberó a la mujer de los corsés y otros elementos aparatosos y diseñó para ella trajes de líneas holgadas y cómodas.

De origen humilde y criada en un hospicio, comenzó trabajando de modista para salir del orfanato y acabó creando una marca icónica. Marca que ha sobrevivido hasta la actualidad como un símbolo de elegancia, y que fue en su momento un estandarte de la mujer moderna y liberada. Su primer trabajo como diseñadora consistió en transformar docenas de sombreros que había adquirido previamente en unos grandes almacenes. Se los quitaban de las manos y se dio cuenta del potencial de su capacidad creativa.

Pronto abrió su tienda en París y a ella se sumaron muchas más. Era una mujer con una mentalidad adelantada a la de su tiempo y un gran talento para innovar y para los negocios. Se atrevió a acortar las faldas, dejando a la vista los tobillos y generalizó el uso de pantalones, el pelo corto y los zapatos de tacón bajo.

Clara Campoamor (1888-1972). El voto femenino en España lleva su sello.

¿Te imaginas que las mujeres no pudiesen votar en las próximas elecciones? Parece mentira, pero hace menos de un siglo que esto es posible en España. Conseguirlo no fue fácil y el logro le debe mucho a la escritora y política Clara Campoamor. Fue una firme defensora de los derechos civiles de las mujeres y su papel fue crucial para la consecución del sufragio femenino en España, en 1931.

Campoamor dejó de estudiar con diez años de edad para ayudar a mantener la economía familiar con diferentes trabajos pero en cuanto pudo retomó sus estudios y obtuvo la carrera de Derecho. Fue la segunda mujer en España, después de Victoria Kent, en formar parte del Colegio de Abogados.

Fue una política muy activa durante la República y participó en el proceso constituyente de 1931, donde luchó por establecer la no discriminación por razón de sexo, la igualdad jurídica entre hijos e hijas dentro y fuera del matrimonio, el divorcio y el sufragio universal, es decir, el voto femenino. Lo consiguió todo menos esto último, que tuvo que debatirse en las Cortes de España. Allí volvió a defender el voto femenino con uñas y dientes incluso frente a Victoria Kent y a compañeros de partido, y acabó por conseguir su objetivo. Las mujeres votaron por primera vez en España en las elecciones de 1933.

Frida Kahlo. La pintora que destacó en un mundo de hombres.

La historia de la pintora mexicana Frida Kahlo (1907-1954) es la de una luchadora. Marcada por la poliomelitis que sufrió siendo muy pequeña y un accidente de tráfico que le provocó gravísimas secuelas cuando tenía 18 años, desarrolló un mundo interior único que después reflejó en su arte.

El dolor y la frustración la acompañaron durante toda su vida, pero ella tuvo la capacidad de convertirlos en arte. Ha sido reconocida como una de las mejores pintoras del siglo XX, pero su legado no se queda en sus obras, dado que hizo oír su voz en un mundo de hombres como activista política y vivió una vida muy poco convencional.

Fue toda una revolucionaria en su época, por su manera de pensar, de amar y de comportarse públicamente, lo que la ha hecho convertirse en un símbolo de la lucha de las mujeres por su empoderamiento.

Maya Angelou. Polifacética luchadora contra el racismo.

Polifacética como pocas, Maya Angelou (1928-2014) destacó como cantante, poeta, novelista, actriz y activista defensora de los derechos civiles de las personas negras. La americana trabajó en multitud de empleos, incluidos clubes de alterne, antes de comenzar su carrera como escritora.

Es reconocida, fundamentalmente, por su obra autobiográfica ‘Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado’, un reflejo de la vida de los afroamericanos y un canto contra el racismo. También destaca su colaboración con Martin Luther King en la lucha contra esta lacra y la defensa de los derechos civiles.

Ser negro no era fácil en aquella época en Estados Unidos, pero menos aún lo era ser negra y mujer. Aún así, Maya Angelou logró hacer oír su voz. Pronunció numerosos discursos, dio clases y además trabajó como actriz, directora y productora de obras de teatro, películas y programas de televisión. Toda una ‘superwoman’ que dio ejemplo a muchas mujeres de su época y que sigue siendo fuente de inspiración.

Oprah Winfrey. Poderosa y solidaria.

Si hay una mujer actual que simbolice la capacidad de superación personal, esa es Oprah Winfrey (1954). La estadounidense tuvo una infancia traumática, llena de abusos, pero supo sobreponerse y convertirse en una de las personalidades más influyentes del mundo, gracias a su talento como comunicadora.

Protagonizó durante 25 años el programa de entrevistas más visto de Estados Unidos y se ha convertido en un auténtico mito para muchos. Ahora es propietaria de su propia cadena de televisión, desde la que sigue triunfando. Su cercanía y empatía y la capacidad de mirar más allá del personaje público que tiene delante a la hora de entrevistarlo para acceder a su vertiente más personal son algunas de las señas de identidad de esta mujer. Por su programa han pasado las personalidades más influyentes del mundo. Todos deseaban ser entrevistados por ella.

Además de ser una persona de éxito, destaca su vertiente solidaria. Amadrina varias causas benéficas y está volcada especialmente con garantizar la educación a quienes menos tienen. Todo un ejemplo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − diez =