Para criar a un «buen comedor o buena comedora», muchas familias confían en dejar que su peque se alimente solo. Si quieres probar este método, (BLW o Baby lead weaning), a medias o del todo, éstas son las cosas que debes tener en cuenta.

A medida que tu bebé se acerca a los 6 meses, la pregunta que todas nos hacemos es: ¿Le daré puré o trozos pequeños para que los recoja y coma? En pocas palabras, ese es el debate entre «purés» y «BLW».

El destete dirigido por bebés (BLW, por sus siglas en inglés) es una estrategia de alimentación nacida en el Reino Unido centrada en servir los alimentos en trozos pequeños para que el bebé los recoja, desde el principio. Para aquellos que ya cocinan regularmente, es fácil.

Tu bebé recibirá la misma comida saludable que el resto de la familia, simplemente adaptada en forma y textura. Los pequeños aprenden a comer a su propio ritmo y logran involucrar sus sentidos a través de la vista, el tacto, el olfato y el gusto. Además, al alimentarse a sí mismo, tu bebé desarrollará la coordinación ojo-mano y las habilidades de masticación.

¿Listos para aprender más? Mantén estas recomendaciones en mente.

 

1. Comienza con comidas que tengan 1 ingrediente.

Durante la primera semana, sirve el mismo alimento de 1 solo ingrediente dos o tres días seguidos para ayudar a detectar cualquier alergia. Algunos de los favoritos durante las primeras semanas son: plátano, aguacate, brócoli al vapor, manzanas al horno sin cáscara y tiras de pollo. Es importante recordar que los niños de 6 meses de edad todavía obtienen la mayoría de sus calorías de la leche materna o la fórmula y solo “comen” 1 o 2 veces al día. Una vez que tu bebé haya probado suficientes alimentos para poder descartar muchas alergias, será un comensal más seguro y estará listo para probar platos combinados

2. Consigue la textura correcta.

La comida debe estar lo suficientemente firme para poder agarrarla, pero suave para poder aplastarla con la mínima presión entre el pulgar y el índice. Nunca sirvas frutas o verduras crudas y duras; Lo mejor es asarlas o cocerlas al vapor primero. Sírvele la comida tibia o fría. Está bien ofrecerles un tenedor o una cuchara aptos para niños, pero siempre evita los palillos y otros pinchos.

3. Hay que ser cuidadosos con la sal y generosos con el hierro.

Una vez que tu peque comience a tomar parte en las comidas familiares, lo mejor es cocinar con poca o nada de sal. El cuerpo de un bebé no puede procesar bien el sodio, y es fácil para los adultos agregarlo a la mesa (es por eso que los alimentos para bebés comprados en la tienda generalmente no contienen sodio). También es esencial ofrecer alimentos ricos en hierro todos los días, ya que los almacenes de hierro de un bebé se agotan en aproximadamente 6 meses. ¿Selecciones saludables? carne de ternera, lentejas, verduras de hoja verde y cereales fortificados. Este punto es especialmente importante si eres una madre que amamanta, ya que la fórmula está fortificada con hierro.

4. Juega con la forma.

La mayoría de los niños de 6 a 8 meses no han dominado el agarre en pinzas (cuando el pulgar se encuentra con el dedo índice) y en su lugar recogen los alimentos con la palma completa. Ayuda a tu peque a seguir comiendo con entusiasmo cortando sus alimentos en pequeños trozos: cada pedazo debe tener la longitud y el ancho de un dedo meñique adulto. Siempre corta los alimentos cilíndricos y cónicos como las uvas, ya que pueden bloquear las vías respiratorias de tu bebé. Para ayudar a tu bebé a desarrollar su agarre en pinzas, entre sus 8 a 9 meses puedes cortar algunos alimentos, como el mango maduro, los frijoles cocidos y la pasta, en trozos pequeños, del tamaño de un bocado. Y recuerda que muchos alimentos, como el plátano y el aguacate, son resbaladizos, por lo que mantener un poco de cáscara será de mucha ayuda.

5. Considera agregar purés al menú.

Aunque algunos defensores del BLW son estrictos (¡no hay purés!), un enfoque mixto de comidas con los dedos junto con algunos purés puede funcionar mejor para ti y tu bebé, ya que los purés son ciertamente más fáciles de tragar para ellos. La incorporación de purés también puede ayudar a que las comidas BLW sean más nutritivas y dejen a tu bebé más satisfecho.

6. Acepta el desorden.

Tanto si se alimenta solo como si le das con cuchara los purés, en los primeros meses rara vez verás orden. Tu bebé estará en plena etapa de lamer y probar, y habrá un gran desorden en casi todas las comidas. Pero no hay que desesperarnos ya que esta etapa le permitirá a tu peque explorar para que tenga la confianza de probar cosas nuevas. (¡Mejor agarra tu móvil y sácale fotos monísimas!) ¿Te preocupa la limpieza? Coloca una bolsa de basura debajo de la trona y usa baberos que se puedan limpiar.

7. Mantente flexible.

El destete dirigido por bebés no es adecuado para todos los niños. Los bebés con retrasos en el desarrollo, problemas neurológicos o aquellos que no pueden sentarse con apoyo deberían comenzar con los sólidos de manera más tradicional. Si tu bebé no puede manejar los alimentos en trocitos al comienzo de su noveno mes, infórmaselo a tu pediatra. El/Ella puede referirte a un especialista en alimentación para que te ayude a mejorar sus habilidades. Para los demás: mientras le ofrezcas variedad de sabores y no lo presiones a comer, a tu bebé le irá genial ya sea si pruebas el destete dirigido por ellos mismos, si comienzas exclusivamente con purés o adoptas un enfoque mixto.