Love is in the air. San Valentín está a la vuelta de la esquina y es la excusa perfecta para celebrar el amor, en todas sus formas y vertientes. Aquí van 5 manualidades con temática de San Valentín, sencillas y llamativas, para que explotes al máximo esta temática con tus peques en estos días, o para que sorprendas a tu pareja, tus familiares y tus amigos con un regalo DIY de lo más molón.

Puzles en forma de corazón

Necesitarás:

  • Papel
  • Goma Eva de diferentes colores
  • Pinturas, brillantina…
  • Tijeras

Esta manualidad es sencillísima y da mucho juego. Consiste en hacer puzles de dos o tres piezas con forma de corazón, a partir de planchas de goma eva. Para ello, tendrás que hacer un modelo de corazón en papel, dibujarlo en cada plancha de goma eva, cortar la forma base y pintarla o decorarla como quieras.

Después, córtalo en dos o tres trozos. Puedes hacer unos en zig-zag, otros con cortes curvos, unos cortados en vertical y otros en horizontal… La imaginación y la creatividad al poder.

Después dale a tu peque los corazones en trozos e invítale a que forme los puzles.

Tarjetas DIY

¿A quién no le hace ilusión recibir una tarjeta DIY en San Valentín? Di te quiero a las personas importantes para ti con unas tarjetas hechas por ti misma y por tus peques. Quedarán preciosas y serán todo un detalle.

Te invitamos a que hagas tres tipos de tarjetas estampadas.

Necesitarás:

  • Cartulinas
  • Cartones de los rollos de papel higiénico o de cocina
  • Patatas
  • Cúter
  • Esponjas
  • Pintura de dedos, témpera o acrílica

Utiliza cartulinas de colores como base. Para darles forma de tarjeta, dóblalas por la mitad.

En una de las caras, estamparás los corazones, de los colores que más te gusten y formando distintos diseños.

Para estampar, puedes utilizar el cartón de un rollo de papel higiénico o de cocina, doblado para darle forma de corazón. Moja el borde en pintura y estámpalo sobre la cartulina.

También puedes utilizar patatas. A los peques les encanta y son fáciles de coger y manipular. Parte la patata por la mitad, dibuja un corazón en una de las mitades. Con un cúter, escarba poco a poco la patata alrededor del corazón para que éste quede en relieve. Después, moja la patata en pintura y ¡a estampar!

Otra forma sencilla de estampar es hacerlo con esponjas. Solo tendrás que cortarlas en forma de corazón con el cúter y empaparlas en pintura. Quedará genial.

Guirnalda de corazones

Decora tu casa con esta manualidad para San Valentín e implica a tus peques en ello. Os lo pasaréis estupendamente y crearéis juntos un espacio llenito de amor.

Para hacer esta guirnalda de corazones, necesitarás:

  • Papeles o cartulinas finas de colores
  • Grapadora

Es tan sencillo como cortar los papeles de colores o cartulinas en tiras de igual tamaño. Después, dobla cada tira por la mitad y grapa los extremos formando un corazón.

Para crear la guirnalda, puedes grapar unos corazones con otros o unirlos con tiras de colores.

Corazones con limpiapipas

Los limpiapipas son un imprescindible si te gusta hacer manualidades con tus peques. Su flexibilidad y divertidos colores hacen que sean ideales para crear todo tipo de diseños con ellos. Entre ellos, unos bonitos corazones para San Valentín.

Necesitarás:

  • Limpiapipas rojos y rosas
  • Cuentas de plástico o de madera
  • Cuerda, cinta o lazo

Como manualidades de San Valentín, puedes hacer corazones con limpiapipas de lo más sencillos, simplemente dando a los limpiapipas rojos y rosas la forma de corazón y enrollando los extremos. Pero si quieres que la forma dure más y que queden más bonitos, te recomendamos que uses los limpiapipas como base y que hagas pasar por ellos tus cuentas de colores preferidas. Cuando estén llenitos, dales la forma de corazón y enróscalos sobre sí mismos en la punta. Preciosos.

Después puedes colocarles alguna cinta, cordón o lazo bonitos y colgarlos por toda la casa.

Corazones sensoriales

Esta manualidad de San Valentín es perfecta para ofrecerles a tus peques toda una experiencia sensorial mientras la fabrican y después, cada vez que la contemplen y la toquen.

Se trata de hacer corazones del tamaño que se desee y después decorarlos con todo tipo de materiales, suaves, rugosos, duros, blandos. La creatividad al poder. Te damos algunos ejemplos de materiales.

Necesitarás:

  • Cartulinas o cartones para la base
  • Estropajos finos
  • Algodones
  • Bolitas de papel pinocho, papel de aluminio, papel de seda…
  • Pompones de colores
  • Trozos de madera
  • Fieltro de colores
  • Papeles de colores
  • Cartón ondulado
  • Trozos de tela
  • Tapones de botellas
  • Palitos de madera de colores
  • Lana
  • Plastilina
  • Distintos tipos de pegamentos

Son solo algunos ejemplos. Seguro que, si te das una vuelta por tu casa, encontrarás muchos más. Puedes usar material reciclado de todo tipo.

Recorta tu corazón, aplícale un pegamento adecuado, en función de lo que quieras pegar encima y dale riendas a tu imaginación para decorarlo con cualquier tipo de material.