Tres libros indispensables en el Día del libro 2017

7 de abril de 2017 Lo último

Las emociones protagonizan nuestras recomendaciones para afrontar la maternidad y la educación de los peques con más herramientas, más preparados para este momento tan mágico de nuestra vida.

Por mucha tablet, móvil gigante o pantalla interactiva que se ponga por delante… todavía seguimos enganchados a contar cuentos a nuestros peques cada noche. Y buscamos las historias que aporten valores y que motiven. ¿A que sí? Pues la próxima celebración del Día Internacional del Libro, el 23 de abril, es la excusa perfecta para ampliar la biblioteca.

Tenemos tres propuestas indispensables, tres libros que no dejarán indiferente a quien los lea. Vamos al grano:

El monstruo de colores, (48 páginas)

Su autora es Anna Llenas, tanto en texto como en ilustración. Se ha convertido en un clásico por las decenas de miles de ejemplares que ha vendido y porque la historia enamora a papis y a peques.

El protagonista afronta el embrollo de emociones que tiene. Y reconocerá la alegría, la rabia, la tristeza, el miedo y la calma. Aparentemente sencilla, este libro ha aterrizado en muchos centros de educación infantil para quedarse. Ofrece múltiples opciones de trabajar la inteligencia emocional.

Derivado de este éxito reconocido y justificado, se han publicado versiones de El monstruo de colores. Una de ellas es la historia en pop up, con elevaciones en cada página que parecen dar vida al monstruo de colores. También es muy solicitado el cuaderno para colorear en el que aparecen escenas de El monstruo de colores. Los peques tendrán que reconocer la emoción que predomina para elegir el color más adecuado.

Bésame mucho, (265 páginas)

besame-mucho.jpg

Si te estás adentrando en el mundo de la maternidad y de la paternidad seguro que has oído hablar de Carlos González, autor de Bésame mucho y de otros siete best-sellers. Aborda en este libro, publicado por primera vez en 2003, cómo conocer a nuestros bebés y aportarles la felicidad que necesitan y que solicitan.

Reconocido por gran parte de los padres y de las madres por su defensa de la lactancia materna y de mirar desde otro punto de vista la educación de nuestros peques, en Bésame mucho se centra en el amor, el respeto y la libertad hacia ellos. Contrario a las teorías y a

las prácticas de educación rígida, incide especialmente en las consecuencias que nuestros peques vivirán como adultos debido a esta etapa inicial de su vida.

Se trata de un libro recomendado para conocer metodologías y herramientas ante la tarea de la educación. Ponerlo o no en práctica ya forma parte de tus decisiones personales. Pero, como todo en la vida, mejor tomarlas con información en la mano.

Lo mejor de nuestras vidas,  (288 páginas)

Lo mejor de nuestras vidas- Lucia mi pediatra

Lucía Galán Bertrand es madre de dos hijos y es pediatra. La experiencia desde esos dos puntos de experiencia le llevó a crear el blog ‘Lucía, mi pediatra’. Diversos premios han reconocido la labor divulgativa que realiza. En su primer libro, Lo mejor de nuestras vidas, ofrece su visión sobre las emociones que conlleva la maternidad.

Recopilando lo vivido por ella misma y por todas las madres y los padres que pasan por su consulta, quiere ayudar a entender el camino emocional emprendido al tener un bebé. Tan solo un año después, y tras vender miles de unidades de Lo mejor de nuestras vidas, Lucía está recorriendo toda España firmando ejemplares de Eres una madre maravillosa.

En esta segunda obra incluye lo que se quedó pendiente en la primera, abordando la maternidad “sin filtros, al desnudo, con honestidad y autocrítica”. Reconoce y defiende que muchas experiencias son comunes y suelen mantenerse ocultas. Sin duda, son dos textos indispensables para cualquier madre o padre que quiere ir más allá y entender todo lo que les está ocurriendo por dentro.

Tal y como ella afirma, “la maternidad y la paternidad son un sentimiento universal independientemente de tu profesión, reflexión a la que he llegado tras enfrentarme a mis propios fantasmas y tras comprobar, en mi día a día mirando a los ojos de mis pacientes, que estamos juntos en este viaje, que todos paramos en las mismas estaciones, antes o después”.

Comentarios